Blogia
El Puente. León Molina

Unas cuentas rápidas

Unas cuentas rápidas

Haciendo unas cuentas rápidas con las normas de aplicación del decreto de blanqueo: a un señor que declare 1 mill euros en negro la cosa le puede costar según los casos, unos 9000 y listo (lo que le costaría a usted y a mí si nos pillaran con unos 30.000 en negro) . Con lo que deja de pagar el señor del millón se podría pagar el sueldo de una docena de inspectores fiscales durante un año. Y sólo con 10 como esos, 120 inspectores. ¿Cuánto podrían hacer aflorar ese pequeño ejército de inspectores?. ¿Y cuánto si le  incautamos directamente su dinero al gran delincuente fiscal?  Para que hagan ustedes sus cuentas, recordemos  que la cuarta parte de la economía española es economía sumergida (es decir unos 250.000 millones de euros). Repito lo mismo una vez más: hay dinero, hay muchísimo dinero, pero está donde está y lo tiene quien lo tiene. Pero ahí no hay ninguna voluntad de entrar; es más fácil sacarlo de educación, sanidad, transportes y comedores escolares, en las recetas a los jubilados, en el sueldo de los funcionarios, en la asistencia social a discapacitados, en negar planes de reconversión a la minería, en rapiñar el bolsillo de la gente con más IVA, en cagarse la investigación del país, en no pagar sueldos para prevenir incendios forestales, en entregar de chollo los hospitales (que hemos pagado entre todos) a empresas dirigidas por ex-altos cargos y parientes de políticos y de nuestra amada Bankia, y un largo etcétera de lugares que acaban siempre metiendo la mano en el bolsillo de todos nosotros, clases no ricas. Hay dinero, hay mucho dinero. Las empresas del SICAV pagan un 1% de impuestos, mientras a un autónomo que tiene una tienda y da empleo a cuatro personas, lo fríen. La cantidad de dinero que se mueve en la especulación financiera no deja al país ni unas tristes migajas. Valgan solamente esos dos ejemplos. Hay dinero y la prueba es que los millonarios cada día tienen más (y es un dinero no conseguido en una isla desierta, sino sobre la estructura de un país que pagamos entre todos).  Hay dinero, hay mucho dinero, cantidades ingentes de dinero. Que todo el desaguisado de la crisis lo estemos pagando usted y yo, los que tenemos en el mejor de los casos lo justo es un robo y una magnifica injusticia orquestada por los poderes económicos avariciosos y una clase política lacayuna y desvergonzada. Porque hay dinero, hay mucho dinero, pero está donde está, lo tiene quien lo tiene y se lo cuida quien se lo cuida.  

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

leon -

Agradezco mucho sus palabras que desde luego me animan a seguir escribiendo. Gracias y suerte.

Fernando Camacho Blázquez -

Quizá si las personas fuésemos capaces de mojarnos en busca de la sociedad perdida, de la justicia y de la equidad, el mundo sería un poco mejor. Lo que pasa es que solo unos pocos lo hacemos; basta leer a sus compañeros de periódico, que parecen buscar asiento seguro para ellos y el que venga detrás que se apañe, sin pringarse lo más mínimo en denunciar lo que está pasando. Por eso yo a usted lo admiro y leo, solo los martes, solo el Puente del periódico La Verdad.
Enhorabuena.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres