Blogia
El Puente. León Molina

Corta y pega

Carta 201 asociaciones europeas pidiendo a los gobernante propuestas concretas para la implantación de del Impuesto sobre transacciones financieras

Carta 201 asociaciones europeas pidiendo a los gobernante propuestas concretas para la implantación de del Impuesto sobre transacciones financieras

Excmo. Sr. D. Mariano Rajoy BreyPresidente del GobiernoPalacio de la MoncloaAvda. Puerta del Hierro, s/n28071

Madrid17 de mayo de 2012

Gracias por su reciente carta a la Presidencia Danesa de la Unión Europea (7 de febrero) pidiendo la pronta implementación del Impuesto a las Transacciones Financieras (ITF).Nos dirigimos a usted, y a los ocho líderes que también le escribieron a la Presidencia Danesa, para urgirle a que demuestre la seriedad de su compromiso. Específicamente, le pedimos que contacte con otros estados afines en la próxima Cumbre del Crecimiento, y acuerden avanzar en la implementación del ITF en el marco del proceso de Cooperación Reforzada. El ITF ofrece una oportunidad única para combatir los recortes en el gasto social en Europa, y a la vez financiar prioridades globales como la lucha contra la pobreza, las pandemias, la desigualdad y el cambio climático en los países pobres.Le pedimos que, cuando asista al Consejo de Jefes de Estado y de Gobierno de la UE el 23 de mayo, defienda la asignación de los recursos generados por el ITF a prioridades globales, y que se asegure de que su potencial global no quede limitado por el debate sobre el estímulo económico en Europa. Un ITF asignado enteramente a la reducción de la deuda y a inversiones en la UE, sin un reparto significativo de la recaudación para la lucha contra la pobreza y el cambio climático, supondría la pérdida de una oportunidad histórica.El FMI, la Comisión Europea y estudios independientes han probado que el ITF es un impuesto creíble, efectivo y generador de crecimiento, con un sólido sentido económico. Más de 40 países han aplicado impuestos a las transacciones - no sólo 10 Estados Miembros de la UE, como el Reino Unido y Francia, sino también las economías de mayor crecimiento del mundo, como Brasil, India o Sudáfrica. Nuevos análisis de la Comisión Europea muestran también que el ITF podría incrementar el crecimiento.Además de frenar la especulación que desestabiliza los mercados financieros, y de recaudar dinero muy necesitado para el gasto social en Europa, un ITF podría ayudar a superar la injusticia a la que se enfrentan las familias pobres que siguen sufriendo una crisis económica de la que no son responsables. El Banco Mundial estima que 64 millones de personas han sucumbido a la pobreza a causa de la crisis financiera. Figuras prominentes como Bill Gates y Jeffrey Sachs han ejercido de portavoces del llamado a la acción urgente paraaplicar este impuesto, para recaudar dinero para los habitantes de los países más pobres. Recientemente el Presidente de Francia, François Hollande, ha dejado clara su intención de invertir parte del dinero recaudado por el ITF en el desarrollo global y el cambio climático. El mundo necesita una solución audaz pero viable, que es exactamente lo que el ITF supondría.Como uno de los nueve líderes que reclamó una actuación rápida en relación con el ITF, le pedimos que se asegure de que Europa alcanza un acuerdo antes del fin de la Presidencia Danesa de la UE. Cualquier acuerdo sobre el ITF debería estar alineado con las propuestas de la Comisión Europea, tener un alcance exhaustivo, incluyendo como mínimo la aplicación sobre acciones, bonos y derivados para generar una recaudación máxima y frenar la especulación de tipo casino en los mercados financieros. Un 60% de los ciudadanos europeos están a favor del ITF, y sólo estarán satisfechos si las ambiciones permanecen elevadas, como se demostró con la reacción negativa ante la propuesta del ex-Presidente Sarkozy, mucho menos ambiciosa.Si usted y sus ocho colegas Jefes de Gobierno son serios en su apoyo a un ITF europeo, es crucial que, juntos, se comuniquen con otros Estados Miembros afines, y que progresen inmediatamente bajo el proceso de Cooperación Reforzada. Un impuesto apoyado únicamente por esta coalición generaría cerca de 40.000 millones de euros al año, mientras que análisis hechos por la Comisión y economistas de relevancia, así como la existencia de ITF unilaterales en muchos países, muestran que un impuesto de este tipo en Europa no supondría una reubicación significativa de la actividad financiera. Con la evidencia claramente a su favor, y como grupo pionero que representa cerca del 90% de la Eurozona, tiene usted el peso económico y político para avanzar.El tiempo para el ITF ha llegado: un impuesto que estimulará el crecimiento, ayudará a erradicar la pobreza y a luchar contra el cambio climático, e invertirá en una sociedad más justa para la próxima generación. Un legado del que usted y todos los líderes europeos podrán estar orgullosos. Le urgimos a ser audaz y concreto en las próximas semanas, y a que haga de esta propuesta una realidad, para el beneficio de Europa y del mundo.Cordialmente,201 Organizaciones siguientes:Austria1. Austrian Platform for Development and Humanitarian Aid2. Attac3. Catholic Women´s Movement4. DKA Austria – Development Cooperation Agency of the Catholic Children’s Movement in Austria5. GEZA – Gemeinnützige Entwicklungszusammenarbeit GmbH6. SOS Mitmensch7. Welthaus Klagenfurt8. Welthaus Linz9. WIDEBélgica10. 11.11.11 coordination of the flemish North South movement11. APRODEV12. Attac VLAANDEREN13. Centre national de coopération au développement, CNCD14. European AIDS Treatment Group (EATG)15. European Public Health Alliance16. Eurostep17. Global Social Justice18. Oxfam BelgiumDinamarca19. ADRA20. Attac21. Concord22. IBIS23. Robin Hood kampagnenFrancia24. AIDES25. CARE France26. Coalition PLUS27. France Nature Environment28. Global Health Advocates, member of Action For Global Health and ACTION network29. Oxfam France30. The Climate Action NetworkFinlandia31. Kehys - The Finnish NGDO Platform to the EU32. KepaAlemania33. Action against AIDS34. All Around Women Special35. Attac36. Campact37. Deutsche Umweltstiftung / German Environmental Foundation38. German Commission for Justice and Peace39. INKOTA-netzwerk40. Jesuitenmission41. Katholischer Deutscher Frauenbund e.V. (KDFB)42. Kirchlicher Dienst in der Arbeitswelt43. Mission EineWelt44. Oxfam Germany45. Social Justice in Global Development46. Solidarity Service International (SODI)47. WEED - World Economy, Ecology & Development Association48. WelthungerhilfeGrecia49. WWF GreeceIslandia50. AttacIrlanda51. Oxfam Ireland52. Development Coalition Ireland53. Robin Hood Tax - Ireland54. TrocaireItalia55. Acli56. ActionAid Italia57. Adiconsum58. Adiconsum Basilicata59. Amref60. Arci61. Attac62. Azione Cattolica63. Banca Popolare Etica64. Campagna per la Riforma della Banca Mondiale65. Cgil66. CINI - Coordinamento Italiano Network Internazionali67. CISP68. Comitato Italiano per la Sovranità Alimentare69. Cisl70. Cittadinanzattiva71. Consorzio Città dell’Altra Economia72. Consorzio Sociale Goel73. COOPI74. Cuamm75. CVX Italia76. Daquialà77. Dokita78. Economia Alternativa79. Equociquà80. Fa’ la cosa giusta81. Fair82. Fiba Cisl83. Flare84. FOCSIV – Volontari nel mondo85. Fondazione Culturale Responsabilità Etica86. Gcap - Coalizione Italiana Contro la Povertà87. La Rondine88. Legambiente89. Lega Missionaria Studenti90. Libertà e Giustizia91. Lunaria92. Mani Tese93. Mag4 Piemonte94. Mag Verona95. Microdanisma96. Osservatorio Italiano sulla Salute Globale97. Oxfam Italia98. Reorient99. RTM – Reggio Terzo Mondo100. Save the Children101. Sbilanciamoci102. Social Watch Italia103. UIL104. Un ponte per105. Volontari Terzo Mondo – Magis106. WWF ItaliaLituania107. Eurasian Harm Reduction Network (EHRN)Noruega108. Attac109. Norwegian Church Aid Act Alliance110. Robin Hood Tax Campaign Norway111. The Development FundPolonia112. Polish Humanitarian ActionPortugal113. Associação Tropical Agrária - ATA114. Associação para a Defesa do Património Natural e Cultural do Concelho de Mértola (ADPM)115. CIDAC116. Fundação Champagnat117. FUNDAÇÃO GONÇALO DA SILVEIRA118. Grupo Português de Ativistas sobre Tratamentos de VIH/SIDA (GAT)119. IMVF - Instituto Marques de Valle Flor120. Médicos do Mundo121. Oikos – Cooperação e Desenvolvimento122. VIDA - Voluntariado Internacional para o Desenvolvimento AfricanoEspaña123. ADICAE124. ALIANZA CONTRA LA POBREZA125. ALIDES - Alianza para el Desarrollo Económico y Social126. ANUE - Asociación para la Naciones Unidas España127. Asamblea popular de Alcorcón 15M128. Attac España129. Attac Andalucia130. attac Madrid131. Attac País Valencià132. CCOO - Confederación Sindical de Comisiones Obreras133. Center for Economic and Social Rights (CESR)134. Confederación de Consumidores y Usuarios -CECU-135. Confederación Intersindical136. CRISTIANOS DE BASE137. ECOLOGISTAS EN ACCIÓN138. Equo Granada139. Federación de Asociaciones Medicus Mundi140. FRAVM141. Fundación Africa Digna142. Fundación Hijos del Maíz143. GESTHA - Sindicato de Técnicos del Ministerio de Hacienda144. IGMAN - Acció Solidaria145. IU FEDERAL146. Izquierda Unida147. Justícia y Paz148. NOVA - Centre per la Innovació Social149. PLATAFORMA ITF YA150. Plataforma 2015 y más151. PTU Universidad de Granada152. Salud por Derecho153. Servei Civil Internacional de Catalunya154. SOCIALISMO XXI155. Solidaridad Internacional156. Trade Union Workers / Catalonia157. UBUNTU – Foro Mundial de Redes de la Sociedad Civil158. UGT159. UNESCOCAT - Centre UNESCO de Catalunya160. Unió Sindical Obrera de Catalunya (USOC)161. USO162. World Rural Forum163. Justícia i Pau - BarcelonaSuiza164. AttacReino Unido165. 350.org166. Action Aid167. ACTSA - Action for Southern Africa168. African Initiatives169. Article 12 in Scotland170. ASLEF171. Chartered Society of Physiotherapy172. Church of Scotland173. Communication Workers Union174. Ekklesia175. Faith2Share176. Health Poverty Action177. Interact Worldwide178. International HIV/AIDS Alliance179. NASUWT180. National Justice and Peace Network181. Nationwide Group Staff Union182. Oxfam GB183. RESULTS UK184. Robin Hood Tax Campaign185. Salamander Trust186. Share The World's Resources187. Sophia Forum188. Stamp Out Poverty189. TB Alert190. The Educational Institute of Scotland191. The General Assembly of Unitarian and Free Christian Churches192. The Public and Commercial Services Union (PCS)193. The United Reformed Church194. Trades Union Congress195. United Nations Associations of the UK196. War on Want197. Zacchaeus 2000 TrustOtros198. CONCORD Europe199. Friends of the Earth Europe200. Oxfam International201. Women in Europe and Central Asia Region plus (WECARe+)

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

Magnífico El Roto

Magnífico El Roto

Alocución ATTAC 15 octubre. Texto íntegro.

Alocución ATTAC 15 octubre. Texto íntegro.

 

 

Adjunto el texto íntegro de la alocución de Marceliano Collado, de ATTAC,  al final de la manifestación celebrada en Albacete el 15O bajo el elma de Por un cambio global y que ha sido seguida también en casi mil ciudades del mundo.

 

Buenas tardes compañeras y compañeros.

Un fraternal saludo, por parte de ATTAC Albacete, a todos y a todas, que estáis esta tarde aquí en esta importante manifestación y un saludo fraternal, también, a los millones de ciudadanas y ciudadanos, que en todo el mundo hoy se manifiestan, se movilizan UNIDOS POR UN CAMBIO GLOBAL.

Saludo que también queremos hacer extensivo con nuestro apoyo y solidaridad a todas las paradas y parados, que quieren y necesitan trabajar y no pueden; a quienes están viviendo de primera mano, las consecuencias de los recortes salvajes que los gobiernos están realizando al dictado de los poderes financieros en los sectores de Educación, Sanidad, Servicios Sociales, Asociación de Familiares de Enfermos de Alzheimer, Discapacitados y sus familias, y a los trabajadores y trabajadoras, que acarrean el retraso en el pago de sus nóminas, que están bajo Expedientes de Regulación de Empleo o en condiciones precarias, acercándose mucho a situaciones de explotación casi tercermundista. Y un especial saludo, también, a las 32.000 viudas de Castilla La mancha, a las que se les ha quitado una paga de 400 euros.

ESTAMOS COMPROMETIDOS EN LA LUCHA CONTRA LOS RECORTES, LA PRIVATIZACIÓN DE LOS SERICIOS PÚBLICOS Y LOS ATAQUES AL ESTADO DEL BIENESTAR, CONTRUYENDO, PARA EVITARLO, SOLIDARIDAD Y RESISTENCIA ORGANIZADA.

Cada vez que un servicio público se privatiza, estamos perdiendo derechos fundamentales.

Hay que frenar el desmantelamiento y la privatización de los Servicios Públicos, sino queremos retroceder a situaciones de desatención y carencia de estos servicios, como no se conocía en España desde hace muchos años.

El camino a seguir es la resistencia y la elaboración y la promoción de una estrategia económica alternativa.

La crisis financiera mundial de 2008 se ha transformado en una crisis de deuda pública. Los estados están rescatado al sistema financiero, pero con ello saquean las arcas públicas, que son de todos nosotros y nosotras, poniendo ingentes cantidades de dinero público en manos de los mismos delincuentes y criminales financieros, que han provocado la crisis.

Los poderes financieros son realmente los que gobiernan y los gobiernos claudican y obedecen a sus dictados.

Los bancos han convertido la crisis, que han provocado, en un nuevo negocio para ellos.

Hay que recuperar la democracia, la soberanía, creando nuevos mecanismos para una mayor participación ciudadana.

En Europa hay 100 millones de pobres (ingresos < 60% de la media de renta de sus respectivos países). Un 50% más que en el año 2000.

En España > 10’5 millones de personas (23’4% de la población), están en situación o riesgo de pobreza y exclusión social. En C.L.M. son > de 600.000 personas las que están en esta situación.

Según UNICEF en España hay 2 millones de jóvenes y niños menores de 16 años en riesgo de pobreza.

España, junto a Grecia, ocupa el último lugar de la U.E. en el gasto público para la familia e infancia.

Datos 2011 del Informe interno del Consejo Económico y Social “POBREZA, DESIGUALDAD Y CRISIS ECONÓMICA”

Los hogares vulnerables, en España, al borde de la pobreza o en estado de necesidad son el 36’7 del total.

Los planes de ajuste que están aplicando, agudizarán la crisis y provocarán situaciones más dramáticas de regresión social.

Mientras todo esto ocurre:

Se producen situaciones tan vergonzosas como que en 2010 España invirtió 1.500 millones € en comprar armamento y el ahorro anual por el recorte de las pensiones es de 1.400 millones €.

En 1977, al inicio de esta seudo-democracia, con los Pactos de la Moncloa, los más ricos en España pagaban hasta un 63% en el IRPF. Hoy pagan, como máximo, el 43%.

La alta dirección y los consejos de administración de las empresa que componen el IBEx-35, es decir unas 540 personas, cobran en conjunto 615 millones €, lo mismo que 40.000 trabajadores con un salario medio.

La suma de las 150.000 personas, que tienen los sueldos más altos en España, cobran lo mismo que los 3 millones de trabajadores con los sueldos más bajos.

En España, una persona con más de 300.000 € de ingresos al año, en los últimos 8 años se le han reducido los impuestos un 37%.

El BCE presta dinero a los bancos privados al 1% y estos bancos prestan a los Estados con intereses entre el 5% y el 12%.

Hay Ayuntamientos en la provincia de Albacete, que antes de que termine este año 2011, ya no van a tener dinero para pagar las nóminas de sus trabajadores y los bancos tampoco les prestan más dinero.

Esta crisis es una crisis del sistema, que dispone de una gran abundancia de capitales financieros, pero que quienes los tienen quieren ganar mucho más dinero fácil y rápido, a base de especular y que no quieren invertir en el sistema productivo, ni dar préstamos a los autónomos y pequeños y medianos empresarios, que son los que realmente crean más empleo.

La gran mayoría de las inversiones especulativas son armas de destrucción masiva, del bienestar de la inmensa mayoría de la población.

Esta crisis es un gran fraude, una gran estafa, en la que se está cometiendo un enorme pillaje.

Por cada euro que se invierte en la economía real, productiva, generadora de empleo, hay 70 € que se invierten en la economía especulativa.

Quienes han provocado esta crisis tendrían que ser considerados como delincuentes y criminales, en vez de premiarlos con indemnizaciones y jubilaciones millonarias.

Hay que cambiar las leyes, para que puedan ser juzgados quienes han ganado muchísimo dinero especulando salvajemente y a quienes se lo han consentido, produciendo hambrunas, más de 200 millones de parados en todo el mundo, miseria y empeoramiento de las condiciones de vida y de trabajo de las capas populares de la sociedad.

La reforma, hecha a traición, del artículo 135 de la Constitución Española, sin la posibilidad de que el pueblo opine en un referéndum, no solo pone un techo al gasto y al déficit, que es lo que se han ocupado en explicarnos, sino algo tan grave o más, como que EL PAGO DE LOS INERESES Y DEL CAPITAL DE LA DEUDA PÚBLICA GOZARÁ DE PRIORIDAD ABSOLUTA.

Se nos intenta convencer de que no hay otra salida a la crisis, que las medidas que se están adoptando son las únicas posibles y eso es absolutamente falso.

Si hay otras posibles salidas de la crisis, que es una crisis global del sistema capitalista: financiera, económica, energética, alimenticia, de valores, etc.

Lo que hay que tener es la voluntad política de querer hacer las transformaciones, los cambios necesarios en este injusto sistema, aplicando otras soluciones, que sí existen. Y esta voluntad política, es también no ceder a los chantajes y exigencias "de los mercados", que hacen que los ricos sean cada vez más ricos, que las riquezas se acumulen cada vez en menos manos, mientras el resto de la población, empeora sus condiciones de vida.

Hay que tener la voluntad política de recuperar la democracia y el poder en beneficio del pueblo, la soberanía, puesto que los centros reales de decisión y de poder ya no son los parlamentos y los gobiernos elegidos en cada país, sino esos fondos de inversión especulativos, esa gran banca, el G-20, el Club Bilderberg, etc., que la ciudadanía no les ha elegido y que por tanto no son instituciones democráticas.

Esta crisis, provocada por el gran capital especulativo, no puede ser superada, sin el peligro de que vuelva y con peores consecuencias todavía, sino se hacen transformaciones profundas del sistema que la ha producido. Rajoy hace 3 días, presenciando el desfile militar en Madrid, le dijo al periodista Iñaki Gabilondo, que: “la gente se cree que si ganamos las elecciones, vamos a solucionar todos los problemas y eso no es así”.

Eso no lo dice públicamente, porque llevan mucho tiempo “machacando” con los mismos mensajes para hacérselo creer a la gente.

Nos dicen que no hay alternativas a los planes de ajuste y de recortes y eso es falso.

Hay propuestas para superar la crisis, sin que la paguen injustamente los trabajadores y las capas populares:

Realizar una Auditoría de la deuda pública de España y todos los estados europeos.

Después de haberse hecho cargo los estados la deuda privada vía bancaria, convirtiendo esta en deuda de toda la ciudadanía en su conjunto, la crítica situación de las arcas públicas hipoteca el futuro de esta generación y de las futuras y exige que se establezca una auditoría independiente, que determine qué tipo de contratos son ilegítimos y por lo tanto deben ser impagados o reestructurados. Con tal proceso se conseguirá reducir la carga de la deuda y desactivar de forma simultánea el chantaje de los mercados.

Regulación del sistema financiero europeo y mundial e imposición de un Impuesto a las Transacciones Financieras

Las finanzas deben estar al servicio de la economía productiva.

No es posible acabar con los procesos especulativos si no se atajan desde la raíz, por lo que una medida fundamental es regular fuertemente la banca y las operaciones financieras. Es necesario prohibir prácticas especulativas.

Creación de una Agencia Pública de Calificación

Sólo así será posible permitir que los mercados financieros cumplan su función esencial, impidiendo que empresas privadas, aliadas de los grandes grupos financieros, como las agencias de rating puedan determinar las políticas de los estados al mover el mercado con la facilidad, poco rigor y arbitrariedad con el que lo vienen haciendo.

Promover la armonización fiscal de Europa

Hay que incrementar el presupuesto de la Unión Europea y democratizar sus instituciones, hasta que sean plenamente legítimas y estén subordinadas a los deseos de la ciudadanía, ello nos llevaría a largo plazo a la necesaria refundación de la actual Europa neoliberal, en sus tratados, y a la apertura de un periodo constituyente auténticamente democrático.

Debemos presionar para que se establezca un sistema fiscal progresivo que permita la transferencia de rentas desde los muy ricos hacia las clases populares de los diferentes países miembros.

Abolir los paraísos fiscales.

Los paraísos fiscales son territorios donde los grandes capitales y fortunas esconden su dinero y desde donde actúan con total impunidad, sin pagar impuestos. Página Es patente que los paraísos fiscales constituyen una poderosa herramienta de los poderes financieros globales para tener el dominio absoluto de la economía y ello socava continuamente la democracia y el poder de decisión de los gobiernos.

Se debe actuar para acabar con el secreto bancario que distingue a estos territorios, que hace practicamente imposible la persecución del fraude, corrupción y del delito fiscal y financiero.

Por medio de los paraísos fiscales el poder financiero, el gran capital, con absoluto secreto bancario, dispone de armas de destrucción financiera y fiscal masivas, que utiliza impunemente en su beneficio.

La existencia de los paraísos fiscales permiten todo tipo de fechorías a una élite privilegiada, que debería ser considerada como delincuentes y criminales financieros.

Creación de una banca pública ética a partir de las cajas de ahorro.

La banca privada comercial no está cumpliendo con su cometido de financiar la actividad productiva, y sí que está golpeando muy duramente a los autónomos y a las pequeñas y medianas empresas y de esa forma al empleo.

Por lo tanto, es urgente reaccionar y constituir una banca pública a partir de la reestructuración de las cajas de ahorro. Dicha banca pública tiene que tener un objetivo esencial: contribuir en el desarrollo de un nuevo modelo productivo, para lo cual deberá proporcionar líneas de créditos especiales a los sectores tales como las energías renovables y las nuevas tecnologías.

La banca pública tiene que estar bajo control político y con participación ciudadana y subordinada a unos objetivos concretos de promoción del desarrollo y la creación de empleo, siempre desde una perspectiva ética y de respeto al medio ambiente.

Hacer un Nuevo Estatuto del Banco Central Europeo.

El Banco Central Europeo tiene que dejar de preocuparse únicamente por la inflación y debe definir como objetivo prioritario la creación de empleo. Además, debe dejar de ser independiente del poder político y deberá rendir cuentas ante las legítimas instituciones de la Unión Europea. Con una adecuada coordinación salarial de la Unión Europea, en la que se permita a los salarios recuperar el terreno perdido en los últimos treinta años, también debe contribuir a resolver los profundos desequilibrios comerciales existentes hoy en día en la Unión Europea. El Banco Central Europeo deberá tener, además, la potestad de emitir títulos de deuda pública europeos con los que poder financiar a los países miembros en dificultades.

Sabemos en ATTAC que estas medidas no suponen necesariamente por sí mismas un paraíso social, pero desde hace bastantes años venimos avisando de su necesidad para combatir la avaricia y la dictadura de los mercados financieros sobre nuestra economía y nuestra sociedad. La aplicación de los planes de ajuste acabará definitivamente con la democracia y sentará las bases de la depresión, la inseguridad y los movimientos europeos hacia la xenofobia y los totalitarismos. Es imprescindible cambiar el rumbo de las políticas neoliberales que nos han llevado hasta aquí y orientar de nuevo el rumbo de Europa y el Mundo hacia las políticas de carácter social y del bien vivir. Para ello hay que comenzar por aquí y la ciudadanía hemos de levantarnos para exigirlo.

Restablecimiento del Impuesto sobre el Patrimonio. Este tributo recaudaba fondos fundamentalmente de las personas más acaudaladas ya que son las que poseen más propiedades. Las personas menos adineradas apenas se veían afectadas al disfrutar de pocas propiedades. La recuperación de este impuesto supondría una recaudación de unos 2.000 millones de euros anuales. Reforzamiento del cuerpo de inspectores de Hacienda y aumento de las investigaciones a grandes fortunas, de las cuales solo declara el 20% de las existentes en nuestro país. Según un estudio de la Universidad Pompeu Fabra, por estas vías Hacienda deja de ingresar unos 80.000 millones de euros cada año.

Modificación del IRPF para que las grandes fortunas tributen a mayores tipos impositivos.

Así se hacía hace unos pocos años en nuestro país y así se hace actualmente por ejemplo en los países nórdicos, donde los grandes ricos aportan entre el 50% y el 59% de su renta mientras en España sólo aportan el 43%.

Desde la implantación del IRPF en España, en los primeros años de la democracia, se ha reducido, como mínimo, un 13% este impuesto para los que más ingresos tienen, mientras se ha aumentado para los que menos ganan.

Aumento de la tributación de las grandes empresas, que actualmente tributan al 1% mientras las pequeñas y medianas empresas lo hacen al 25%.

Eliminación del régimen fiscal especial que permite que las empresas de alquiler de las entidades de crédito (SOCIMI) puedan alquilar los grandes patrimonios inmobiliarios adquiridos de los desahucios y embargos.

Aumento de la tributación de las Sociedades de Inversión de Capital Variable (SICAV)

Una SICAV es un instrumento de inversión de los más utilizados por personas con grandes fortunas en España.

El Capital mínimo de una SICAV es de 2.400.000 euros.

Sobre sus beneficios (que casi siempre reinvierten), pagan solo el 1%

Las SICAV no pueden ser investigadas ni controladas por los inspectores de la Agencia Tributaria, puesto que su tutela y control la ejercen la Comisión Nacional del Mercado de Valores y la Dirección General del Tesoro y y Política Financiera.

Los costes y las consecuencias de las políticas neoliberales, son soportados por aquellos que hasta ahora no teníamos medios para defendernos: las clases populares.

Siempre hemos tenido esos medios, pero hasta ahora no los habíamos utilizado con la suficiente fuerza: las movilizaciones pacíficas, las calles, las plazas y hay que recordarles a los gobiernos, que la soberanía reside en el pueblo y que somos el pueblo, en España y en todo el mundo los que hoy decimos que ¡Ya Basta!, que otro Mundo es Posible y Necesario y que lo conseguiremos ¡UNIDOS POR UN CAMBIO GLOBAL!

EL NEOLIBERALISMO SE NUTRE DE LA INDIFERENCIA Y DE LA NEUTRALIDAD.

En vez de un escudo antimisiles, aprobado también de espaldas al pueblo, lo que hay que crear es un GRAN ESCUDO ANTINEOLIBERAL.

Hay que sumar fuerzas con las que poder conseguir que se abran paso otras propuestas y alternativas a esta crisis y al sistema.

SUMAR FUERZAS CONSISTE EN QUE EL MOVIMIENTO 15M, DEMOCRACIA REAL YA, ALBACETE TOMA LA CALLE, LAS ASAMBLEAS CIUDADANAS DE BARRIOS Y PUEBLOS, ATTAC Y TODAS AQUELLAS ORGANIZACIONES, MOVIMIENTOS Y PERSONAS, QUE COINCIDIMOS EN LA NECESIDAD DE UN CAMBIO GLOBAL, HAGAMOS TODO LO POSIBLE EN UNIR TAMBIÉN A LOS SINDICATOS EN ESTE OBJETIVO COMÚN.

EL SISTEMA PUEDE TOLERAR, ESTE TIPO DE MANIFESTACIONES, COMO LA QUE HOY ESTAMOS CELEBRANDO, SIN VERSE REALMENTE AMENAZADO, PERO NO PUEDE SOPORTAR DE NINGUNA MANERA LA PARALIZACIÓN DE LA ACTIVIDAD PRODUCTIVA POR MUCHO TIEMPO.

DICHO DE OTRA MANERA, UNA BASE SOCIAL, SUFICIENTEMENTE AMPLIA Y CUYA ACCIÓN DÉ DE LLENO EN EL CORAZÓN DE ESTE SISTEMA ECONÓMICO (LA ACTIVIDAD PRODUCTIVA) TENDRÁ TODAS LAS POSIBILIDADES DE GANAR.

Ignacio Fernández Toxo, elegido en mayo de este año presidente de la Confederación Europea de Sindicatos, en el XII Congreso de la CES, que lo eligió, dijo que:

el sindicalismo europeo es un contrapoder que debe defender los intereses de los trabajadores. Los sindicatos, incluyendo la CES, son la última frontera frente al neoliberalismo”. Y que

“Millones de personas, trabajadores, parados, pensionistas y jubilados, jóvenes y mayores, hombres y mujeres, nos esperan y no podemos ni queremos defraudarles”.

Y Cándido Méndez, en el mismo congreso dijo que:

“se debe aprovechar la potencialidad de la CES para implantar una acción común a nivel europeo” y que

“deberíamos convertir en realidad el dar dimensión europea a la movilización en general.

Os tomamos la palabra y os exigimos que no volváis a firmar otro acuerdo como el de la reforma de las pensiones, posiblemente el mayor error cometido por sindicatos españoles y a espaldas de los trabajadores.

A la CES pertenecen sindicatos de 36 países, que representan a 60 millones de asalariados.

Es necesario avanzar hacia una gran huelga general, como mínimo, a nivel europeo.

El Tratado de Lisboa no reconoce el derecho de la Confederación Europea de Sindicatos, a convocar una huelga general europea, aunque sí reconoce el derecho de los capitales a circular por Europa con total libertad.

Tampoco contemplaba la legislación española las masivas concentraciones y asambleas pacíficas, que se celebraron en toda España el 19 de mayo pasado, víspera y jornada de reflexión de las elecciones municipales, y las plazas se llenaron de ciudadanos y ciudadanas, no haciendo caso a la resolución de la Junta Electoral Central, para exigir nuestros derechos, imponiendo el poder del pueblo. Del mismo modo y coordinado por la CES, los sindicatos de cada país, si pueden convocar legalmente una Huelga General, en sus respectivos países, de forma unitaria, convirtiéndola, de hecho en una Huelga General en toda Europa.

Recordando a Gabriel Celaya en el Centenario de su nacimiento, una estrofa de su poema “ESPAÑA EN MARCHA”, que bien podría haber sido titulado hoy “EL MUNDO EN MARCHA”, dice:

… “a la calle que ya es hora

de pasearnos a cuerpo

Y mostrar que pues vivimos

Anunciamos algo nuevo”…

¡ADELANTE! Compañeras y compañeros.

15 de Octubre de 2011

Marceliano Collado (ATTAC Albacete)

Sentido común. Decencia.

Sentido común. Decencia.

Urgente: refundación de las Naciones Unidas

El presidente de los Estados Unidos Woodrow Wilson, al finalizar la I Guerra Mundial, decidió, en el mes de diciembre de 1918, que el horror de la guerra que acababa de terminar no debería volver a producirse, y estableció, en el Convenio para la paz permanente, la Sociedad de Naciones. Su objetivo: "un nuevo orden basado en el dominio de la ley fundada en el consentimiento de los gobernados y apoyada por la opinión organizada de la humanidad".

Por desgracia, prevaleció, debido a la presión de los productores de armamento, el secular adagio que establece que "si quieres la paz, prepara la guerra". Y llegó la II Guerra Mundial, al término de la cual el presidente Franklin D. Roosevelt diseñó un sistema multilateral, las Naciones Unidas, fundadas en San Francisco en 1945. El Sistema de las Naciones Unidas comprende, para secundar las actividades propias de la ONU, relativas a la seguridad internacional, otras organizaciones especializadas en el trabajo (OIT), la salud (OMS), la alimentación (FAO), la educación, la ciencia y la cultura (UNESCO)... También programas y fondos relativos al desarrollo (PNUD), la infancia (UNICEF), etcétera.

Pero los Estados más fuertes y prósperos pronto comenzaron a recelar de este sistema de cooperación y coordinación internacional, y sustituyeron por préstamos las ayudas al desarrollo, marginaron progresivamente a las diversas instituciones del Sistema de Naciones Unidas y, lo que es mucho más grave, sustituyeron los valores que debían guiar la gobernación internacional (los "principios democráticos" tan bien establecidos en la Constitución de la UNESCO y en la Declaración Universal de los Derechos Humanos) por las leyes del mercado.

Y los más ricos se asociaron en grupos (G-7, G-8) sustituyendo la democracia que representa el multilateralismo por una plutocracia, convirtiendo al Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial ("¡para la reconstrucción y el desarrollo!") en instrumentos de sus políticas económicas y situando a la Organización Internacional del Comercio (OIC), en los años noventa, directamente fuera del ámbito del Sistema de las Naciones Unidas.

Al término de la guerra fría todo el mundo esperaba una reforma profunda de las Naciones Unidas para la democratización de las relaciones internacionales, y esperaba asimismo que los "dividendos de la paz" redujeran las asimetrías sociales y favorecieran, por fin, el desarrollo endógeno de los países más necesitados. No fue así y, desde el principio de la década de los noventa, el predominio de los países más ricos ha impuesto la "globalización" con la creación y aumento de grandes consorcios empresariales multinacionales, limitándose el poder -y hasta las responsabilidades- de los Estados, con considerables

desgarros en el tejido social, fomentándose la aparición de caldos de cultivo de frustración, radicalización y animadversión, que han conducido frecuentemente al empleo de la violencia y a grandes flujos de emigrantes desesperanzados. Como era previsible, han arrastrado al mundo a una situación de crisis profunda en la que aparece como único asidero el multilateralismo para enderezar las tendencias actuales.

En consecuencia, es urgente una reunión extraordinaria de la Asamblea General de las Naciones Unidas para establecer los principales criterios que podrían conducir a su renovación en profundidad, dotándola de la autoridad moral y política que son imprescindibles para hacer frente a los grandes desafíos de nuestro tiempo y de la capacidad de disponer de los recursos personales, financieros, técnicos y, cuando fuera preciso, militares, para el ejercicio de sus funciones a escala mundial. Funcionando de manera bien coordinada, el conjunto del Sistema de las Naciones Unidas, permitiría la prevención de conflictos; la resolución pacífica de los mismos, cuando se presentaran; el establecimiento, mantenimiento y consolidación de la paz; el desarme; hacer frente conjuntamente al terrorismo internacional y a la delincuencia transnacional... al tiempo que se emplearía en resolver, como consecuencia del diálogo y acuerdo a escala mundial, las grandes cuestiones de las que depende, en su conjunto, la calidad de vida de todos los habitantes de la tierra.

"Nosotros, los pueblos de las Naciones Unidas hemos resuelto evitar a las generaciones venideras el horror de la guerra". Así se inicia la Carta de las Naciones Unidas. Esta formulación, bien interpretada, no precisa cambio alguno. La representación no debería seguir siendo tan sólo de Estados -en contra de lo que establece la Carta- sino que sería imprescindible que junto a los mismos existieran representaciones de la sociedad civil (organizaciones no gubernamentales, intergubernamentales, instituciones regionales, asociaciones de ciudades, empresariales, etcétera).

En esa ONU refundada, el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial cumplirían, junto con la Organización Mundial del Comercio -que ya sería institución propia del sistema- sus funciones originales, para procurar el desarrollo global que podría, en pocos años, mejorar sustancialmente el panorama a escala planetaria. El Consejo de Seguridad constaría, como emanación directa de la Asamblea General, con representantes permanentes y proporcionalidad de influencia en la adopción de decisiones, pero sin derecho al veto, para abordar los distintos temas principales: seguridad humana, con la misión fundamental de "evitar la guerra"; seguridad económica y social, propuesta hace tiempo por Jacques Delors, con la revitalización del ECOSOC, que durante años ha tratado casi exclusivamente temas económicos dando escasísimo espacio a lo social, y seguridad medioambiental.

Sólo de este modo será posible eliminar (llevando a los transgresores ante los tribunales) los tráficos de toda índole (de armas, de drogas, de capitales, de personas), procediendo al cierre inmediato de los paraísos fiscales, acción que sólo puede llevarse a cabo con el respaldo de unas Naciones Unidas dotadas de la autoridad y los medios apropiados.

"No había medios" para el fondo contra el sida ni para la erradicación del hambre y la pobreza, y, de pronto, hay centenares de miles de millones para "rescatar" a los mismos (personas e instituciones) que condujeron al mundo a la dificilísima situación que atravesamos. Ahora corresponde "rescatar" a la gente, empezando por la erradicación de la pobreza mediante un gran Plan de Desarrollo Global.

La acción coordinada de las Naciones Unidas permitiría también la disponibilidad de los recursos personales, técnicos y humanitarios adecuados para asistir en las catástrofes naturales o producidas por el hombre (a este respecto se ha propuesto la existencia de los cascos rojos para desplazarse rápidamente a los lugares donde su presencia sea más necesaria).

El denominado "derecho a la injerencia", incluido cuando se habla de crisis "humanitaria", no expresa acertadamente lo que debe considerarse un deber de la Comunidad Internacional: evitar el genocidio, el sufrimiento inacabable, la humillación, la tortura... En 1996 un grupo de trabajo de la UNESCO, que incluía a Bernard Kouchner y Karel Vasak, propuso que los cascos azules se "interpusieran" en dos situaciones: masiva y fehaciente violación de los derechos humanos (casos de Cambodia y Ruanda) e inexistencia de representación del Estado (como en Somalia, fragmentado el poder entre señores de la guerra). Las Naciones Unidas no pueden permitir en lo sucesivo escándalos de esta naturaleza, que afectan gravemente a la conciencia colectiva.

Es preciso refundar unas Naciones Unidas que permitan, como establecieron en 1945, tener en cuenta a las generaciones venideras. Tener presentes, muy presentes -frente a quienes tratan de subestimarlos e incluso denigrarlos- los movimientos juveniles de 1968 y los del año 2008 en Grecia. No son conflictos universitarios sino sociales.

"Nosotros, los pueblos", en lugar de "preparar la guerra", vamos a construir la paz cotidianamente con nuestro comportamiento, con la plena implicación de la sociedad civil que reclama, con urgencia, garantías de pautas democráticas y eficientes a escala global.

Al nombrar a la señora Susan Rice como embajadora ante las Naciones Unidas, directamente bajo su autoridad, el presidente Obama ha querido claramente indicar su determinación de favorecer el multilateralismo como una parte relevante del "nuevo amanecer", según sus propias palabras, del pueblo norteamericano y del mundo entero. ¡Juntos, podemos!

Federico Mayor Zaragoza es presidente de la Fundación Cultura de Paz.

 

Artículo de José Vidal-Beneyto

Artículo de José Vidal-Beneyto

Copio este artículo que me parece demoledor y de gran poder explicativo de nuestro mundo y nuestra vida.           LA DEMOCRACIA BAJO SOSPECHA. El País. 29-3-08

A la democracia la ha contaminado de desconfianza nuestra sociedad. Una sociedad en la que lo único que cuenta es ganar dinero, tener poder, ser famoso, a cualquier precio, a golpe de lo que sea, engaños, timos, trampas. Una sociedad del chanchullo generalizado en la que nadie se fía de nadie, en la que nada se da por bueno. Y así cuando nos presentan una hazaña -en estos días, en los campeonatos europeos de natación de Amsterdam, Alain Bernard pulverizando los récords de los 50 y lo 100 metros libres- sólo nos preguntamos a qué treta se debe, qué producto potenciador se ha añadido al submutamol que toma para su asma, para lograr hacer el milagro.Pierre Rosanvallon ha apostillado su libro La contrademocracia, con el subtítulo de La política en tiempos de desconfianza, cuyo propósito es proponer las medidas que puedan combatirla. Al resultado le llama una democracia de vigilancia, que articula en torno de tres funciones: vigilar, denunciar y anotar.Atrincherado en su posición de profesor del Collège de France, sostiene que, contrariamente a la interpretación dominante, los nuevos movimientos sociales y las modalidades de su militantismo no son comportamientos de ruptura y transformación, sino práctica de vigilancia y estabilización al igual que las intervenciones espontáneas en Internet no son espacios de libertad total sino que han dado lugar a lo que ya se llama la e-democracia de control.Este clima general de recelo y suspicacia en lo social y cotidiano se agrava sobremanera en lo político. En los dos libros de denuncia puntual de la realidad norteamericana -Suzanne Garment Scandals, The Crisis of Mistrust in American Politics, Times Books; y Mertha C. Nussbaum, Hiding from Humanity: Disgust, Shame and the Law, Princeton University Press- y en las dos formulaciones globales más brillantes de este fenómeno -Mark E. Warren, Democracy and Trust, Cambridge University Press, y Mattei Dogan, Political Mistrust and the Discrediting of Politicians, Leyde and Boston Brill- abundan los ejemplos, los análisis y las conclusiones, que no cabe resumir. Sólo una procedente del último texto citado. Para el profesor Dogan, lo que mejor ilustra la situación actual es la absoluta falta de ejemplaridad de la inmensa mayoría de los líderes políticos, que acompañan su mediocridad con una bien retribuida y visible circulación entre el poder político y el poder económico. Nombres tantos, en la España de hoy, que dan cuerpo cotidiano a la sospecha y fragilizan el régimen democrático. Los analistas, al encarar este malestar múltiple de la democracia, la califican de crisis y con esa designación y desde esa perspectiva, pasan del centenar los libros que en los últimos 25 años lo han abordado.Uno de los últimos y además de los más penetrantes es el breve texto La démocratie d'une crise à l'autre, de Marcel Gauchet, Edit. C. Deffaut, 2007, en que nos describe el proceso de circularidad crísica que a partir de finales del siglo XIX zarandea la democracia desde el individuo a la sociedad y desde ésta de nuevo a la soberanía individual.En ese decurso, gracias al sufragio accede a la condición de liberalismo democrático y aprovechando el triunfo de éste frente a los totalitarismos fascista y estalinista, así como la consagración de los derechos sociales en el Estado providencia instala a la democracia en un horizonte sin más allá. Pero a partir de la década de los años ochenta la pujanza del individualismo y el primado de las iniciativas individuales sobre la creatividad de la sociedad civil, la impotencia parlamentaria y la economización de la gran mayoría de los procesos sociales acaban con la vigencia de las clases sociales, arrinconan al mundo del trabajo, reducen la importancia de los grupos y reinstituyen al derecho individual en motor de la historia. Lo que equivale a un adelgazamiento considerable del contenido democrático, que prescinde de todo lo no referido directamente a los individuos.La soberanía del pueblo desaparece engullida por la soberanía del individuo y la comunidad en su doble dimensión de pública y de lo público es sustituida por la sociedad política del mercado y por la sociedad del mercado político. Al régimen resultante se le ha calificado de democracia mínima, en la que la sustancia decisiva son los derechos humanos, de aquí su apelación de Democracia de los Derechos Humanos. Por lo que la política contra ellos del presidente George Bush -Guantánamo, Bagram y, sobre todo, el veto a la ley del Congreso que prohíbe la tortura- deja a la democracia absolutamente vacía y sin sentido. 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

Magnífico artículo

Magnífico artículo

No me resisto a copiar aquí este magnífico artículo de Suso de Toro publicado hoy por El País.

 

DE LA TRIBU DE BENJAMÍN

Se debiera tener precaución con los intelectuales: como los medicamentos, son útiles pero no inocuos. El ingeniero y el investigador existen a través de sus actos, aunque tengan una visión propia de las cosas no tienen tiempo para decirla. El intelectual existe a través de la palabra y aunque tenga una idea de lo que es la vida no tiene tiempo para vivirla. Y por eso la desconoce tanto.El intelectual en general, y sobre todo el literato, vive en su mundo particular. Un mundo de puro lenguaje, de pura imaginación. El escritor vive en el lenguaje como todo ser humano, pero en grado sumo, como una patología. Está enfermo de palabras, padece la hipóstasis del lenguaje. Es un alienado. Su mundo es un espacio donde no existe el presente, pues el presente es el tiempo del acto. Donde apenas existe la proyección hacia el futuro y donde todo es pasado. Donde todo es memoria.El escritor es un vector melancólico. Mira hacia atrás y luego segrega melancolía proyectando a través de su obra ese humor agridulce y pegajoso hacia los demás. Sus libros y su discurso en general son una fuga, una objeción a este mundo presente. El escritor siempre dice "no es esto, no era esto", porque es incapaz de convivir y competir con sus contemporáneos, los habitantes del tiempo presente.El escritor es inmaduro pero tiene alma de viejo y por eso repite con lenguaje literario el sincero pensar del anciano, "¡adónde vamos a parar!". Pero luego reacciona difundiendo su obra, como un regalo envenenado de melancolía para atacar la certeza y sembrar la duda, para que quien reciba el mensaje, quien lea, suspenda la conexión con el presente, para que se extrañe, para que mire hacia atrás, hacia ese pasado imaginado. Un falso pasado, algún paraíso perdido que solamente existió en el sueño enfermizo de quien imaginó, de quien escribió.La dialéctica entre el escritor -el profeta del pasado soñado- y la sociedad y el presente es la dialéctica entre la melancolía y la historia. Y es una dialéctica trágica donde el escritor casi siempre perece; el curso de su obra suele ser las incidencias de ese combate a muerte.Cómo no llorar al niño César Vallejo, bendecido por la inocencia, sacudido de aquí para allí, de Madrid a París, hasta morirse. Al lúcido, de luz trágica, Passolini, desgarrado notario de todas las destrucciones, de la destrucción, destruido a golpes en el suburbio y la noche de la ciudad. Los más puros viven vida violenta y sucia. Y mueren absolutamente derrotados por la historia, Hölderlin se esconde y enloquece, o enloquece y se esconde. Al final, Hegel siempre tiene razón y su razón construye, destruye y vence.Y por eso Walter Benjamin es el filósofo de los escritores y melancólicos en general. Aunque, ¿filósofo? Si lo es, ese pensador de las ruinas, las antiguallas y lo perdido será el Benjamín de todos sus hermanos filósofos. Pero, como el hijo pequeño de Jacob, el que nació marcado por la muerte de la madre, fue destinado a estar en medio de una disputa entre hermanos que nunca acabó de comprender. Y los escritores y artistas en general serán de la tribu de Benjamín, el escindido entre el presente y el pasado, el que naufragó en el siglo. Entre la razón práctica y la derrota melancólica. El que dudó entre dos amos y acabó siendo liquidado por el más cruel.Sí, pero aunque la luz del escritor es sombría, también hay escritores que cabalgan con comodidad sobre la escisión, como Goethe, que era de inteligencia tan luminosa que cuesta creer que fuese realmente escritor literario. O como el impresionante Thomas Mann, que se mira en Goethe para construirse como intelectual nacional y no sé si es bueno o malo pero lo consigue. Porque a eso aboca pensar el presente compartido con los otros, a ser sociológico, histórico, nacional.El escritor expresa la razón del individuo, su esencia vivencial, emocional, pero cuando ejerce de intelectual pretende expresar lo genérico, lo histórico, lo "nacional". Y le es muy difícil pues su instrumento natural es la subjetividad, carece de las dotes e instrumentos para medir y ponderar, ignora los conocimientos de los ingenieros y científicos. Así, lo más frecuente es que proyecte su turbado mundo de irracionalidad en sus reflexiones, que lance a la comunidad sus angustias, su miedo al presente. Que exprese su perplejidad airada, incapaz de comprender o de aceptar los necesarios equilibrios e inevitables contradicciones de la vida social. Su pathos emocional niega la convivencia sobre pactos constantemente negociados, no puede asumir la vida móvil pues necesita la intensidad de la obsesión.La vida, el presente, hace sufrir al neurótico. El escritor no puede aceptar la realidad, ése es el motivo de que se retire a sus realidades imaginadas. Y cuando quiere interpretar el caos que ve delante, lo hace, casi inevitablemente, como un argumento rígido, como un relato mítico. Por eso los escritores y artistas en general suelen ser nacionalistas y, como Quevedo, el gran poeta de la conciencia del tiempo, ven "los muros de la Patria mía, / si un tiempo fuertes, ya desmoronados". Pero les cuesta mucho aceptar la dura lección de que "Huyó lo que era firme, y solamente / lo fugitivo permanece y dura".El escritor que opina expresa sinceramente su visión emotiva, casi siempre depresiva, pero su tramoya ideológica, casi siempre nacionalista y tópica, con elocuencia que a menudo es grandilocuencia también suele esconder las humanas trapacerías, los comprensibles avatares y las mundanas andanzas. No, el escritor intelectual no suele ser una encarnación de la moral aunque así se presente. Pero, sobre todo, la tramoya retórica oculta la fuente de energía de intelectuales y artistas: el narcisismo. Narcisismo hasta la bulimia.Pero ello no sería tan peligroso si no fuese acompañado de renuncias y faltas. Renuncia al análisis de procesos complejos y contradictorios, al escrutinio de razones opuestas y falta de conocimiento de la realidad social y, sobre todo, falta de sentido común. El escritor intelectual opina sobre la sociedad desde una posición estetizante y, a diferencia, del político sensato no acepta someterse a la "ética de la responsabilidad".Por eso los escritores debieran pensárselo tres veces antes de hablar del presente social, por eso estas peroratas, lamentaciones, denuestos, elegías debieran ser recibidas con educación pero con precaución. Porque el verdadero trabajo del escritor es elaborar memoria a través de la literatura, crear un mundo simbólico que las personas, y la sociedad también, necesitan. Pero ese mundo no se puede traducir a análisis ni mucho menos programas sociales o políticos, pues es un país de fantasmas y monstruos. Es el país de la luna, de la noche y los sueños que fecunda todas las horas de la jornada, pero la sociedad debe organizarse y gobernarse bajo la luz solar.

En todo caso, háganme caso: sobre el presente y sus problemas, a los escritores, ni caso.

 

Juan Siquier. Little Martha

Un viejo amigo que toca la guitarra como dios. Pincha la imagen y escucha una deliciosa versión de Little Martha de Allman Brothers, que es además una de esas canciones de la vida para mí.

Disfrutad

Y gracias Juan. 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Entrevista a Mosterín

Entrevista a Mosterín Pensamientos libres y críticos como el de Jesús Mosterín son absolutamente necesarios en una sociedad de verdad democrática. Su nuevo libro, ‘La naturaleza humana’, nos vuelve a inocular una dosis de reflexión contra prejuicios, fundamentalismos, inercias, sectarismos, blanduras y cobardías.

JAVIER SAMPEDRO
EL PAIS SEMANAL - 05-03-2006

¿Qué puedo saber? ¿Qué debo hacer? ¿Qué me cabe esperar? ¿Qué es el ser humano? Kant dijo que toda la filosofía cabe en esas cuatro preguntas, y también dijo que las tres primeras se reducen a la cuarta. Jesús Mosterín es uno de los primeros colegas de Kant que se han propuesto responder la cuarta pregunta “de la única manera intelectualmente honesta”, como él dice, que es considerar al ser humano como un miembro de la especie Homo sapiens, un producto de los impredecibles meandros de la evolución biológica, con todos los desperfectos predecibles y lastres inevitables que ello suele implicar.

Un viejo chascarrillo de científicos dice: ¿cuál es la diferencia entre un filósofo y un físico teórico? Pues que el primero trabaja con un lápiz y un papel, y el segundo, con un lápiz, un papel y una papelera. Mosterín, de 64 años, es un filósofo con papelera: un pensador muy atento al desarrollo de la ciencia, y convencido de que las cuestiones que ocupan nuestra reflexión diaria –los modelos educativos, las tensiones territoriales, la relación Iglesia-Estado, la política lingüística, la discriminación sexual, la eugenesia y la eutanasia– sólo tendrán una respuesta clara y sensata cuando incorporemos al debate el conocimiento científico de nuestro cerebro y de sus turbios orígenes evolutivos. Acaba de exponer sus ideas en La naturaleza humana (Espasa), y está dispuesto a dar la cara “sin tapujos y sin refugios políticamente correctos”. Profesor de investigación en el Instituto de Filosofía del CSIC y catedrático de Lógica y Filosofía de la Ciencia en la Universidad de Barcelona, divide su año en tres tercios de similar dimensión: un tercio entre Madrid y Barcelona, un tercio “viajando”, y el resto refugiado en el monte, inaccesible al mundo mientras hace la parte más dura de su trabajo, la de pensar.

Mosterín tiene alergia a los grupos, sean naciones, confesiones o empresas, y el hilo que vertebra su pensamiento moral podría definirse como una ética estadística, donde los valores colectivos se reducen a meras resultantes de los valores de cada individuo. Le pido que lo explique con el ejemplo de Francis Fukuyama, el ideólogo de los neoconservadores norteamericanos que, después de declarar el final de la historia en 1992, descubrió en 2002 una fisura en su propia teoría. El fin de la historia, según Fukuyama, se debía a que el capitalismo había demostrado ser el sistema político mejor adaptado a la naturaleza humana. Pero esa teoría dejaría de valer si la tecnología genética lograba cambiar la naturaleza humana, de modo que Fukuyama concluyó: “No tenemos por qué aceptar ninguno de esos mundos futuros que nos ofrecen bajo el estandarte de la libertad. No tenemos que considerarnos esclavos del progreso tecnológico inevitable cuando el progreso no sirve a fines humanos. La verdadera libertad es la de la comunidad política para proteger sus valores predilectos, y ésa es la libertad que tenemos que ejercer en relación con la revolución tecnológica actual”.

¿Qué tiene que decirle a Fukuyama?

Hay muchas palabras culturales que se refieren a estructuras neurológicas, pero sólo los individuos tenemos un cerebro. La comunidad, el pueblo, la empresa y otros grupos son entidades útiles, pero entidades estadísticas. Son descerebradas, no tienen cerebro, y por tanto no pueden tener libertad, ni lengua ni religión. El pueblo español no tiene una lengua, ni puede tenerla. Entre los individuos que lo componen, algunos hablan una lengua; otros, otra; otros hablan dos, y otros hablamos siete. La única distinción importante es la que se da en cada individuo entre la lengua materna y las aprendidas de forma secundaria: incluso están archivadas en regiones diferentes del cerebro. Con la libertad pasa lo mismo.

Muchos animales no son libres, es casi una forma de perfección. Están muy bien adaptados a su entorno, y les resulta mucho más cómodo aplicar unos comportamientos rígidos a cada situación. A otros animales que hemos evolucionado en un ambiente muy cambiante, esos programas rígidos no nos sirven. Eso nos da un ámbito de libertad. Pero esa libertad no tiene sentido atribuirla a ninguna colectividad. La colectividad no quiere nada, porque la voluntad es una propiedad de cada cerebro. La lengua, la religión, la libertad y la voluntad son individuales. También el gusto –no hay dos personas que tomen el café igual– y la moda.

Pero la moda sólo tiene sentido si la adopta alguna colectividad, ¿no?

La moda, como todo modelo cultural, se ha comparado con una epidemia. La primera minifalda se la puso Mary Quant, fue una acción suya, pero después se propagó por imitación. La preocupación de los sectores conservadores por la inminente llegada de la minifalda a sus países era comparable a la que hubieran sentido ante la llegada de la gripe aviar o cualquier otra epidemia.

¿Pero no es más que imitación? ¿O los modelos culturales se propagan entre receptores activos, críticos?

Ésa es una importante distinción entre la evolución biológica y la cultural. La biológica siempre ocurre por selección natural, y la cultural tiene a veces elementos lamarckistas, por así llamarlos. La aceptación de una moda, o de otro modelo cultural, requiere a veces reflexión y cálculo. Una moda en la comida se puede propagar por el mero hecho de que hay gente que come lo que ve comer a otros, pero también hay gente preocupada por la salud o las calorías, y esto impone un filtro a la propagación de la moda en esos sectores de población.

¿En qué se parece la religión al nacionalismo?

El nacionalismo es más parecido a una religión que a una teoría científica. Las cosas que más excitan a la gente poco reflexiva son las que no existen, como Dios, la nación y todas estas cosas. Las caricaturas de Mahoma no son nada en comparación con las que se publicaron de Darwin desde 1859. Por cierto, que la etiqueta del anís del Mono sigue siendo una caricatura de Darwin. No creo que ningún científico se sienta ofendido por ello. Más bien se ríen. Pero hay mucha gente que no perdona por cosas que no tienen la menor importancia.

¿Qué es una nación?

Las naciones no existen. Existen los territorios y las poblaciones de distintas especies que viven en ellos, incluida la especie humana, pero los humanos que viven en cualquier territorio son siempre de distinta raza, de distinta lengua y demás. Los nacionalistas invierten los términos y piensan que lo que existe es una entidad metafísica, la nación, que es el resultado de la unión mística entre determinado territorio y determinada cultura, y luego, claro, a la población la tienen que meter con calzador para que encaje en esa nación inexistente. Pero ni encaja ahora ni encajó hace un siglo, ni en la Edad Media ni en la antigüedad, porque la gente que ha vivido en cualquier territorio siempre ha estado mezclada. El nacionalismo es una postura religiosa.

¿Hay que respetar ciertas cosas porque pertenecen a otra cultura?

He estado en Irán invitado por los ayatolás. Ellos respetan la forma de vestir de las mujeres en Occidente y piden, por reciprocidad, que los occidentales respeten el chador. Ya antes de despegar de París, en el avión de Air Iran, pedían a las mujeres ponerse el chador, aunque por supuesto respetaban su libertad de bajarse del avión en caso contrario. Para ellos no era más que una cuestión de respeto mutuo y reciprocidad entre dos culturas. La falacia es evidente, porque muchas mujeres iraníes no tienen ninguna gana de ponerse eso, pero todas lo llevan para evitar que les tiren ácido a la cara o las encarcelen.

¿Y qué hay de los casos en que es la propia víctima la que parece aceptar esa situación?

Las ideologías se aprovechan de que el ser humano es muy plástico, sobre todo en la infancia, y someten a la gente a auténticos lavados de cerebro. Una religión puede llegar a anular instintos tan básicos como el de conservación, como vimos de forma espectacular con los pilotos suicidas de Nueva York.

¿Cuánto hay de religión y cuánto de desesperación en la motivación de un terrorista suicida? Se ha argumentado que algunos de esos jóvenes que se inmolan lo hacen para que su familia reciba dinero de la organización.

Habría formas más simples de conseguirlo, como suscribir un seguro de vida y suicidarse tranquilamente en casa. Y hay organizaciones terroristas montadas con su bolsillo por jóvenes saudíes millonarios, como Bin Laden. Todos los ejércitos lavan el cerebro a sus reclutas, y les dicen que “es dulce y decoroso morir por la patria”. Yo hice la mili de alférez en Bilbao, y en la cantina había un cartel que decía: “A quien muere por la patria lo recoge la inmortalidad”. Yo le dije al comandante que allí debía de haber una errata. “Mi comandante, ¿no debería poner que lo recoge la mortalidad?”. Acabé dos días en el calabozo, claro.

Claro.

Hay unas escuelas, las madrazas, donde los niños musulmanes se aprenden de memoria el Corán, y no estudian nada más. Mientras lo memorizan, mueven la cabeza atrás y adelante, de forma repetitiva, sin parar nunca. Los hijos de los judíos ultraortodoxos también se tienen que aprender de memoria la Biblia en hebreo, y es curioso que hagan los mismos movimientos de cabeza repetitivos. La infancia es el mejor momento para lavar el cerebro, hasta el extremo de suprimir un instinto tan básico como el de supervivencia, y esto no es ninguna peculiaridad del islam. Los mártires cristianos, tan admirados por la Iglesia, no eran otra cosa que locos fanáticos. Lo de “ama a los demás como a ti mismo” sólo tiene sentido si uno está cuerdo. Yo no admiro a los mártires. Admiro otros comportamientos más sensatos, serenos e inteligentes.

En su ‘ética estadística’, ¿de dónde se deriva el bien común?

La ética es individual, pero el derecho no: lo hacemos entre todos, al menos en las sociedades democráticas, y luego lo imponemos a cada individuo. Tú no puedes robar el coche del vecino, con independencia de lo que pienses o de cuáles sean tus valores. Tal vez en el futuro, cuando sea posible seleccionar todas las características genéticas de los hijos, llegue a no nacer ningún individuo peligroso o malvado, y tal vez el anarquismo llegue a ser posible entonces. Mientras tanto, tenemos que aceptar el hecho de que hay malas personas –gente con mala leche, o muy agresiva– y que viven en el mismo planeta que nosotros, en el mismo país y en el mismo barrio. La mayoría de las personas estamos de acuerdo en renunciar a una porción de libertad para defendernos de estos congéneres. Pero este argumento sólo sirve para lo imprescindible, no se puede llevar ni un milímetro más allá.

Los estudios con gemelos han revelado componentes genéticos en la postura que uno adopta sobre los impuestos, la redistribución de la riqueza, la inmigración, el aborto y muchas otras cuestiones relacionadas con la política. Los datos también demuestran que, en cualquier debate, tendemos a dar la razón al más guapo de los contendientes, o al que tiene unos rasgos faciales asociados a la eficacia. ¿Es eso un argumento contra la ‘ética estadística’, o incluso contra la democracia?

Ninguno de esos rasgos es puramente genético. Incluso en los estudios con hermanos gemelos afloran como un sesgo, pese a que todos los genes son idénticos en este caso. Las tendencias innatas de nuestra psicología suelen tener una razón evolutiva. Por ejemplo, todos los padres saben que los bebés suelen ser extremadamente latosos, y raro es el que no ha sentido alguna vez el impulso espontáneo de tirarlos por la ventana. Pero quienes cedieron a ese impulso se quedaron sin descendencia hace miles de años: todos nosotros, los humanos actuales, descendemos de padres que controlaron su impulso y no tiraron al bebé por la ventana. Esto explica que sintamos una ternura espontánea hacia los bebés, o incluso hacia cualquier cachorro de otra especie. Del mismo modo, nuestra preferencia inconsciente por la gente guapa tiene su origen evolutivo en que, durante el pasado de la especie, los guapos solían ser la gente más sana, y la belleza funcionó como un indicador de la salud. Pero nada de eso es determinante, son sólo sesgos genéticos.

En cualquier caso, ¿tenemos que acepar que no somos enteramente libres al tomar decisiones?

Por supuesto, pero esto ya lo teníamos que aceptar sin saber nada de la evolución y la naturaleza humana. La palabra libertad se usa en dos sentidos. Uno es que los demás no nos impidan lo que queremos hacer. Si nadie me impide ver la película que quiero ver, puedo decir que tengo libertad de cine. Este sentido de libertad se entiende bien. El segundo sentido, que no se entiende bien, es el que usan los filósofos desde la Edad Media en sus discusiones sobre el libre albedrío y la voluntad. Viene a sostener que no somos verdaderamente libres si estamos influidos por la publicidad, la educación, el entorno familiar o las novelas que leemos, y ahora habría que añadir los genes o la estructura innata de nuestro cerebro. Pero esto es manifiestamente absurdo. Yo no dejo de ser libre por haber recibido una educación, ni tampoco por el hecho de que mi comportamiento tenga tendencias genéticas. Ninguna de esas tendencias es determinista.

¿Y la voluntad?

Si un niño quiere un pastel, se debe en cierta medida a sus genes, que han programado su cerebro para disfrutar del dulce, pero eso no quiere decir que el niño no quiera el pastel: lo quiere de verdad. Si yo tengo sed, quiero beber. Mi libre voluntad es beber, por más que haya razones fisiológicas obvias que afecten a mi decisión. Si sólo es libre quien no tiene ningún sesgo en absoluto, ninguna influencia de ningún tipo, entonces la libertad no existe. Ni siquiera la libertad de cine, puesto que si mucha gente me ha hablado de una película, eso afectará mi decisión de ir a verla o no.

Usted aboga por eliminar todo ‘grupismo’: no se puede valorar a una persona por el grupo al que pertenece. Pero, una vez eliminados los grupismos evidentes –la nación, la raza, la religión, la lengua—, ¿no quedará siempre el ‘grupismo’ de la normalidad?

La palabra normal tiene dos sentidos: el estadístico (lo normal es lo más frecuente) y el moral. Es muy importante evitar la contaminación entre ambos. Fíjese en que todas las cosas muy buenas son anormales en el primer sentido. Los genios de la música o los grandes matemáticos son gente poco normal, y en ese sentido la historia está llena de anormales inscritos con letras de oro. Lo que ocurre es que hay muchas personas sin autoestima que se sienten acomplejadas, y son éstas las que tienden a confundir el primer significado con el segundo, a convertir la normalidad –lo frecuente– en un valor. Es un grave error. Debemos convertir la normalidad en un concepto aséptico, estadístico, sin ninguna connotación moral.

Dice usted que, en ausencia de toda discriminación, muchas mujeres seguirían renunciando a ciertas oportunidades profesionales porque no quieren descuidar los aspectos personales y familiares de su vida. Pero ¿no es una discriminación el hecho de que los puestos altos del trabajo sean incompatibles con la vida que quieren llevar la mayoría de las mujeres?

Todo sistema de selección profesional que tenga en cuenta el sexo supone una discriminación, y nuestras sociedades están llenas de discriminaciones contra la mujer por todas partes. Pero no creo que tenga sentido llamar discriminatorio a un sistema de selección sólo porque sus resultados no sean proporcionales. Por ejemplo, del mero hecho de que no haya extremeños en la Orquesta Nacional no podemos concluir que la orquesta discrimine a Extremadura. Si una empresa tiene dos candidatos iguales en todo excepto en el sexo, y elige al hombre, está discriminando a la mujer. Pero si la empresa ofrece el puesto a los dos, muchas veces al hombre le sale de las hormonas desentenderse de sus hijos y entregarse a la empresa, mientras que muchas mujeres renuncian voluntariamente al ascenso antes que eso. Son decisiones individuales, y no creo que constituyan una discriminación. Yo no estoy convencido de que la decisión del hombre sea mejor que la de la mujer, pero el caso es que no es una discriminación, sino una adaptación a los fines que la empresa persigue.

¿Hay derechos indiscutibles, como los derechos humanos?

Al igual que las naciones, los derechos no existen, son convenciones, y esto incluye los derechos humanos. El derecho a no ser esclavizado le parece obvio a todo el mundo, pero sólo es un derecho desde el siglo XVIII, y antes no le parecía obvio a casi nadie. Los niños tienen derecho a ir a la escuela, pero sólo desde el siglo XIX. ¡Antes sólo iban a la escuela los curas! Tener un ordenador será algún día un derecho obvio, pero ahora mismo no ocurre así. Si algún argumento sobre los derechos tiene carácter universal, es precisamente porque se refiere a la naturaleza humana. Yo no puedo aceptar que “conservar el clítoris intacto” sea sólo un derecho de las mujeres europeas, porque tener clítoris es lo natural. El pie femenino es como es por naturaleza, no como querían hacerlo parecer los chinos a costa de torturar a las niñas con vendajes. Son derechos con vocación universal porque están basados en una naturaleza humana que también lo es.

Cada época tiene su retórica moral. Los pensadores de la antigüedad no hablaban de derechos, sino de “bienes y males”. En la Edad Media, toda la discusión moral se centraba en la idea de pecado, y Kant sólo hablaba de “deberes”, que en efecto es lo mismo que hablar de derechos, puesto que todo derecho que se me reconozca a mí implica unos deberes para los demás. En nuestra época hablamos de derechos, pero no hay que dejarse arrastrar por la retórica. Yo estoy contra la caza y las corridas de toros, pero no pretendo basar ese rechazo en unos supuestos derechos de los animales.

¿Hasta qué punto la Iglesia católica, con su oposición a las técnicas contraceptivas y de planificación familiar, es responsable del subdesarrollo del Tercer Mundo?

No es en absoluto una casualidad que los mayores índices de natalidad se den precisamente en los países más pobres del mundo. El exceso de población es una de las principales causas del hambre, las plagas y todos los demás jinetes del Apocalipsis. En esos países, una familia tiene que elegir entre alimentar y educar bien a un hijo o malcriar a 10, condenándolos de nuevo al subdesarrollo, la miseria y la enfermedad.

Los organismos internacionales aconsejan a los Gobiernos de los países en desarrollo establecer políticas vigorosas de control de la natalidad, porque son indispensables para romper el círculo infernal del hambre y la miseria, y los Gobiernos lo habrían hecho hace tiempo si no fuera por la presión del fanatismo religioso, y en especial de la Iglesia católica. Pablo VI condenó la planificación familiar, la anticoncepción y el aborto en una encíclica, ya en 1968. Juan Pablo II, el Papa viajero, ha sido un verdadero vendedor ambulante de irracionalidad demográfica, y la influencia católica es la causa de que el aborto siga prohibido en toda Latinoamérica. No hace falta hablar del sida y los condones. Además, el Vaticano es incoherente, puesto que, si rechaza los condones porque erosionan el valor supremo de la reproducción, no habría peor pecado que la castidad, y sin embargo, ya ve usted. La Iglesia sigue con la estrategia de la sopa boba. Dad de comer al hambriento, y que se resigne a seguir siendo pobre. Es fundamentalismo.

¿Por qué sigue prohibida la eutanasia?

Está prohibida en la mayoría de los países, pero siempre que se ha procesado a un médico y el caso ha llegado a un tribunal con jurado, el médico ha salido absuelto. Casi todo el mundo entiende que el objetivo de la eutanasia es evitar el sufrimiento inútil, y el legislador lo tendría realmente fácil si quisiera elaborar una normativa racional. Ni la persona más conservadora querría para sí el encarnizamiento terapéutico que sufrió Franco al final de su vida, ni el que padece ahora Sharon. ¿Qué sentido tiene? Se suele aducir el miedo a que se abuse de la eutanasia, que se use para asesinar a alguien, pero eso se puede aducir de cualquier cosa, habría que prohibir los bisturíes. Las mismas personas que rechazan la eutanasia y el suicidio asistido por el tabú de la muerte suelen apoyar la guerra. La muerte de 3.000 personas bajo las bombas no parece ser tabú para ellos. Si una persona ha decidido serenamente que su vida ya no vale la pena vivirse, ni el Estado ni la Iglesia pueden obligarla a seguir viviendo. Es sólo su decisión individual. En Holanda ya se practican miles de eutanasias legales al año, y espero que pronto se legalice en los demás países.

Usted no sólo defiende la ciencia como sistema de conocimiento, sino también como sustituto de la religión, como cosmovisión, como la única fuente de trascendencia que podemos esperar. Sin embargo, hay científicos como el premio Nobel Steven Weinberg que rechazan ese punto de vista. Dicen que la ciencia sólo sirve para hacer predicciones sobre los procesos físicos, y que no puede aportar ninguna visión del mundo ni del cosmos.

No hay que fiarse mucho de Weinberg, porque primero dice eso, y se mete mucho con los filósofos, pero luego es el científico que más libros de filosofía ha escrito. Prefiero la idea de Bertrand Russell, que pensaba que la contemplación del cosmos “nos hace ciudadanos del universo, y no sólo de una ciudad amurallada en guerra con las demás”. Puesto que la creencia en un Dios personal es producto del miedo, la única religiosidad que nos queda, y la única compatible con la ciencia, es la de Spinoza y Einstein, la que identifica a Dios con la naturaleza. Einstein creía que, por medio del entendimiento, el ser humano puede liberarse de las supersticiones y los deseos personales, y conseguir una “actitud mental humilde” ante el cosmos. La posibilidad de sintonizar con el universo también forma parte de la naturaleza humana.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres