Blogia
El Puente. León Molina

El amor. El espanto

El amor. El espanto

Me permitirán ustedes que reproduzca aquí uno de los sonetos más famosos de la lengua castellana y posiblemente también uno de los más hermosos. Se trata de Amor constante más allá de la muerte, de Francisco Quevedo: “Cerrar podrá mis ojos la postrera / Sombra que me llevare el blanco día, / Y podrá desatar esta alma mía / Hora, a su afán ansioso lisonjera; / Mas no de esotra parte en la ribera /Dejará la memoria, en donde ardía: / Nadar sabe mi llama el agua fría, / Y perder el respeto a ley severa. /
Alma, a quien todo un Dios prisión ha sido, / Venas, que humor a tanto fuego han dado, / Médulas, que han gloriosamente ardido, / Su cuerpo dejará, no su cuidado; / Serán ceniza, mas tendrá sentido; / Polvo serán, mas polvo enamorado.”. La forma de este poema es muy hermosa y conduce y envuelve algo que nos embriaga a todos: la grandiosa mentira del amor. García Márquez tituló un cuento suyo Muerte constante más allá del amor. Ingenioso, pero también mentira. La muerte, como el amor, no duran.

Epicuro dijo: “La muerte es una quimera: porque mientras yo existo, no existe la muerte; y cuando existe la muerte, ya no existo yo.”. Siguiendo con los juegos se podría decir que el amor es una quimera porque mientras estoy enamorado no soy yo y si soy yo, no puedo estar enamorado. Porque los enamorados son sobre todo enajenados, atontados que pierden contacto con la realidad y en muchas ocasiones también con el buen gusto. Lo que Quevedo no sabía es que ya había empezado a morirse mucho antes de que sus médulas fueran polvo enamorado, porque se ve que estaba enamorado el hombre. Los humanos somos así. Nos movemos cómodamente en la grandilocuencia y nos emocionamos con los grandes pensamientos que exceden lo real. Por eso llevamos siglos liados con Dios, con el amor, con la muerte y otras zarandajas. Me vengo refiriendo aquí al concepto de amor como esa atracción poderosa del amante por el amado. Otra cosa es el amor como entrega generosa a otro o a otros. Este amor sí es real, existe y se manifiesta y es lo que, el mejor de los casos, le cabe esperar a una pareja de enamorados cuando se les pase la tontuna que ellos llaman amor y que no es más que una idealización cursi de un achuchón del celo. El amor es un galimatías, mientras que en la seducción habita la inteligencia. La clave, al fin, de nuestro tosco invento del amor y nuestro denuedo por creer en su existencia nos la da  Borges: “No nos une el amor, sino el espanto.".

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

3 comentarios

Vicente Muñoz -

EL CALOR DE TU ALIENTO
-------------------------------------

AMOR DE ESPINAS, DE VIENTO
AMOR DE NUBES, AMOR DE HIELO
AMOR QUE LLENAS DE GOZO
AMOR VACÍO Y SILENCIO

AMOR ETERNO, SIN PAUSA
AMOR DEPRISA Y CORRIENDO
AMOR COMPRADO Y VENDIDO
AMOR PERDIDO EN EL TIEMPO

QUIERO AMAR Y SER AMADO
NAVEGAR A BARLOVENTO
POR LOS RECODOS SECRETOS DE LA TERNURA
DEL MIEDO

QUIERO AMAR Y SER AMADO
CAMINAR POR LOS RECUERDOS
SUFRIR SI ALGÚN DÍA FALTAS
LLORARTE SI NO TE TENGO
REFUGIAR MI ALMA CANSADA CON LA LUZ DE OTRO UNIVERSO

ENCONTRARTE SI TE BUSCO
CLAVAR PUÑALES DE CELOS
MIRARTE SI ESTOY SOÑANDO
SOÑARTE, SI ESTOY DESPIERTO

AMOR NO PASES DE LARGO
AMOR ENCIENDE MI FUEGO
AMOR DESPEINA MI CALMA CON EL CALOR DE TU ALIENTO.



Vicente Muñoz.

Como Ismael Serrano dice en la letra de uno de sus temas: "El Amor es eterno mientras dura"...y opino lo que dura es el amor ya que la tontuna....considero que es el enamoramiento ciego de alguien al que idealizamos hasta la extenuación...sin paranos a pensar que, a lo mejor le huelen los pies, y va a dormir a nuestro lado.... y solo el amor nos hará soportarlo día día y encima con la felicidad del que se sabe ( o cree) correspondido.

León -

"Si esta es vuestra forma de amar, os ruego que me odiéis"
Molière

Anaximandro -

El amor es algo real. No es ninguna zarandaja. Es lo más grande y hermoso que hay en el mundo. Quien lo ha sentido lo sabe. Lope de Vega lo explica muy bien:
Desmayarse, atreverse, estar furioso,

áspero, tierno, liberal, esquivo,

alentado, mortal, difunto, vivo,

leal, traidor, cobarde y animoso;


no hallar fuera del bien centro y reposo,

mostrarse alegre, triste, humilde, altivo,

enojado, valiente, fugitivo,

satisfecho ofendido receloso;

huir el rostro al claro desengaño,

beber veneno por licor suave,

olvidar el provecho, amar el daño;

creer que el cielo en un infierno cabe,

dar la vida y el alma a un desengaño,

esto es amor: quien lo probó lo sabe.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres