Blogia
El Puente. León Molina

Dimas

Dimas Recuerdo muy bien el ahora famoso artículo de Dimas en que hace mofa de gays y lesbianas. Lo recuerdo porque mi mujer envió una carta de protesta al periódico que entonces él dirigía. Y lo recuerdo también porque fue motivo de amplios comentarios entre mis conocidos que se movían entre la indignación y la desolación porque cosas así se escribieran en una ciudad como la nuestra, en un país como el nuestro. Muy a pesar suyo seguramente, Dimas ha tenido su momento de gloria al ser portada de los diarios nacionales y de los telediarios, e incluso de ser objeto de los artículos de ilustres colegas suyos como Carnicero, Aguilar y otros. No sé si a Dimas esto le dolerá, le hará gracia, o le dará igual, no en vano se había apartado hace algún tiempo, no sé si por decisión propia o ajena,  de la primera línea periodística, retirándose al gabinete de prensa de la Cámara de Comercio para sin duda continuar la labor de su eximio predecesor en ese cargo. Dimas se defiende diciendo que las frases que se han difundido están sacadas de contexto, pero sencillamente están extraídas literalmente de sus artículos. Dice que su intención no era ofender, eso es cierto, la intención clara en aquellos artículos era la de denigrar.  ¿Cómo aceptaría la sociedad española un chistecito que dijera por ejemplo que las mujeres de ahora son muy blandas porque si se pasan con el marido y se tienen que comer un par de ostias, pues no pasa nada?. Lo que sucede es que en este país todavía cuando alguien suelta una bastez contra los homosexuales todo el mundo calla. Dice dimas que esto se saca ahora porque estamos en campaña. Pues sí, las campañas son así, pero nadie se ha inventado lo que sólo él escribió. Cospedal lo defiende diciendo que le ampra su magnífica línea profesional en el trabajo, ahí ni siquiera entro, pero esto no borra lo escrito que dicho sea de paso se ha extendido a lo largo de numerosos artículos. También dice Cospedal que  “las opiniones que ha podido verter Dimas en distintos artículos periodísticos a mí particularmente no me gustan demasiado”. Entonces, ¿es que le gustan un poco?. ¿Le gustan unas cosas y otras no?. Debería entonces explicitar cuáles de los chistes homófobos y misóginos le gustan y cuáles no. En fin, que cada uno haga lo que tenga que hacer en su partido y en las urnas. Pero qué quieren que les diga. Sacan a Gallardón y meten a Dimas.  Entretanto sirva este artículo, modestamente, para poner su voz al lado de la dignidad y respeto de las personas que son denigradas por su opción sexual. Ellos, y todos nosotros, necesitamos otra derecha.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

3 comentarios

Juan XXIII -

En líneas generales comparto lo que dice usted, señor Molina, en su artículo. Sólo quería hacer dos observaciones.

La primera. Dice usted "Sacan a Gallardón y meten a Dimas". Es incorrecto, pues Gallardón no era senador ni ha ido nunca en la lista al Senado por Madrid. No se le ha "sacado" de ninguna lista, sino que no se le ha incluido. Tampoco se ha tratado de una permuta o canje de Gallardón por Cuevas, pues hablamos de dos ciudades diferentes (Madrid y Albacete) y de dos cámaras diferentes (el Congreso que parecía el destino de Gallardón y el Senado al que se presenta Cuevas).

La segunda observación tiene que ver más con la alusión que hace más abajo Demócrito sobre Bono. Efectivamente Bono representa lo que podríamos llamar el "SOCIALISMO DE SOTANA" con su corte de ex-curas en la Junta y su apelación al catolicismo y a la enseñanza de la religión en las escuelas en línea con la de su amigo el arzobispo de Toledo Antonio Cañizares.

En mi opinión, si Bono es un buen católico practicante, debe aceptar el Magisterio de la Iglesia y la doctrina oficial de Roma, con lo que ES IMPOSIBLE QUE ESTÉ DE ACUERDO CON LA LEGISLACIÓN SOBRE EL MATRIMONIO HOMOSEXUAL. Si se manifiesta a favor no puede ser por convicción moral (es católico y por tanto debe rechazar las uniones "contra-natura") sino por puro interés político personal. De ser correcto mi argumento, Bono incurriría en lo que Sartre llamaba un pensamiento de MALA FE.

Mi tesis, pues, es ésta: SE PUEDE SER DEL PSOE Y CATÓLICO, PERO NO SE PUEDE SER CATÓLICO Y DEFENDER EL MATRIMONIO HOMOSEXUAL.

Se puede objetar a mi tesis que uno, pongamos Bono, puede ser católico y no compartir la doctrina de la Iglesia en materia de sexualidad. En este caso mi respuesta es que ese individuo se sitúa en el umbral del protestantismo al considerar que uno puede interpretar libremente la Biblia y la doctrina oficial de la Iglesia, dicho de otro modo, no estaríamos ante un católico fetén y “pata negra”. El catolicismo es una variante del cristianismo en cuyo núcleo teórico-doctrinal está el apostolicismo y el romanismo, es decir, la obediencia a Roma. Los que cuestionan ciertos aspectos de la doctrina católica para adaptarla a sus particulares pensamientos se sitúan en una heterodoxia cercana al librepensamiento y violan la que Kant llamaba la tercera máxima del entendimiento común, la MÁXIMA DEL PENSAR CONSECUENTE (“pensar de acuerdo con uno mismo”), que de seguirse, llevaría al individuo a abandonar el catolicismo o, como poco, a convertirse en un católico puramente nominal, estadístico, con poco derecho a postularse públicamente como católico.

Para apuntalar esta última afirmación, bástese recordar la situación de muchos teólogos progresistas, como los españoles de la Asociación de Teólogos Juan XXIII o los de la Teología de la Liberación, a los que la Iglesia ha prohibido la publicación de libros (más de cien de ellos fueron obligados al silencio por el propio Ratzinger en su anterior cargo en la Congregación para la Doctrina de la Fe, originalmente llamada Sagrada Congregación de la Romana y Universal Inquisición): aunque discrepen, todos han acatado mejor o peor la sanción romana, porque como buenos conocedores de la literatura teológica saben que no pueden ni deben contradecir al Papa.

Enhorabuena por este blog y un cordial saludo a todos.

democrito -

Estoy de acuerdo un poco con cada uno de vosotros amigos ,por una parte lo escrito por Dimas en su momento, ya sea en sorna , ya sea en serio , es algo a lo que no puede escapar , tal vez tratar de justificar pero no más.
La verdad (por lo menos la mía) es que la “dictadura” que sufrimos en esta comunidad viene dada, en buena parte, por la oposición tan patética que lleva montando el PP (prefiero poner las siglas a catalogar ideológicamente, ya que el problema actual no es más que de límites) en los últimos veinticinco años.
Yo también prefiero un discurso claro sea el que sea, para saber a que atenerme, y no ese doble discurso que practica el PESOE, y que tantos minutos de gloria ha dado al ínclito sr Bono en “esta nuestra comunidad”.
Si esta es, lo que tú llamas “derecha”, yo te digo donde pone los límites lo que tú llamas izquierda.
Este “sumo pontífice” al que me he referido anteriormente, se ha encargado de establecer una “red de control” desde los mas altos niveles educativos de la comunidad hasta las asociaciones de vecinos de los barrios, con el fin de que no se mueva nadie sin su permiso (tipo Fidel ya me entiendes).
En el caso que nos ocupa, en su día se encargo de” apadrinar” a la empresa de Burgos (por cierto, construyendo mucho ahora en Albacete y en Chinchilla) que compró sus acciones mayoritarias a otra empresa muy “subvencionada” propietaria de La Tribuna de Albacete.
Esta, lo primero que hizo fue “arrinconar” a Carlos Zuloaga, que escribía a diario su “TIRITA” haciendo estragos en el imperio bonista. Pagaban su sueldo si escribir (libremente claro).
Desde ese momento se establecía hilo directo, Fuensalida-Paseo de la Cuba, para lo que haga falta.
Esto es una pequeña muestra de cómo se maneja esta a la que tu llamas “izquierda” y a la que yo creo que los límites de, libertad de expresión, igualdad, libertad de oportunidades etc. Se le quedan un poco cortos.
Los límites de Dimas están claros, los de Bono de momento los desconocemos, imagino que esperando que decaiga un poco el discurso de sus “compañeros” contra la iglesia.

Deckart -

Estoy totalmente de acuerdo contigo, León.
Sin embargo, apelas de nuevo a la ideología, cuando te refieres -e insisto en la tesis de la desaparición del horizonte de lo político- a que necesitamos otra nueva derecha.
Creo sinceramente que la cuestión es otra, porque si necesitamos otra "derecha" entonces, e indudablemente, necesitamos otra "izquierda" porque te recuerdo que a esta ideología nunca le han gustado ni los homosexuales, ni los judíos y mucho menos los librepensadores. Vease la política exterior del mutante Moratinos. Sin olvidar su pasión por mantenerse en el poder coqueteando siempre con los nacionalistas.Esto es lo que se puede denominar la "izquierda mutante española".
De todos modos, observo en tu discurso cierto "Zerolismo" porque estás intentando identificar aún discurso ético y discurso político.¿Dónde estaba la "izquierda divina" cuando la invasión de Afganistan por parte de la URRS? ¿Dónde estaban los artistas ZP?
Sinceramente, ahora es cuando Dimas debiera defender esas tesis y así asistiríamos al espectáculo de la encarnación simbólica del principio del Mal (como fue Jomeini en Irán o Le Pen en Francia).
Estos tipos son necesarios precisamente porque hacen de nuevo al discurso político una máquina de guerra, y no una máquina de ladridos, infección y clonación de individuos políticamente correctos.
El discurso de lo políticamente correcto es mucho peor que la prohibición, de modo que, aunque no esté de acuerdo con este sujeto, hemos de reconocerle su capacidad para destilar el simbolismo del mal. Nunca sabremos si la derecha representa a nivel político el mal de las vacas locas. Pero lo que sí se es que a la izquierda la "tecnología de la clonación" y, por ende, su admiración por la oveja Dolly, siempre le ha sido de buen gusto, esto es, anular la soberanía de los individuos.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres