Blogia
El Puente. León Molina

ROSAS  QUEMADAS

 
 

Si quemamos una rosa, tras el fulgor del fuego tendremos ceniza. Como sabemos por la física, su materia no se destruirá, sino que la energía y la masa adoptarán nuevos estados. Pero ya no será una rosa, porque la materia no se crea ni se destruye, pero la forma sí. La materia y la energía se pueden contar, la forma no. Pero la forma existe y puede crear en nosotros emoción y el pálpito de la belleza. Y con la experiencia de la belleza aprendemos, ensanchamos el conocimiento sobre el mundo y sobre  nosotros mismos.

Hace ya muchos años, en mi primera juventud, escuché a Rubert de Ventós enunciar una idea que me dejó preocupado y alerta para siempre. El filófoso – que dicho sea de paso ha terminado con ciertos desarreglos políticos en su cabeza-, se ocupaba entonces de estudiar el fenómeno de la modernidad y afirmaba que ésta era esencialmente utilitaria y grosera. Recuerdo también que ponía un par de ejemplos muy gráficos. Con el primero de ellos, comparaba la cultura antigua con la moderna a través de los vestidos usados por sus ciudadanos; la ropa moderna, además de ser uniforme muestra fielmente todo lo que esconde, mientras que las túnicas mostraban y  al tiempo  velaban armónicamente el cuerpo de quien las portaba. En el segundo ejemplo nos describía el pensamiento moderno con el recurso a la imagen de  un cuchillo excesivamente afilado, una herramienta que al ser usada se llevaba por delante el filete, los tendones, los huesos y hasta el plato. Así, nuestro pensamiento moderno se moldea sobre el ansia de dominio, sobre la necesidad de convertir la realidad en magnitudes tangibles que aparentan conocimiento y  sobre la urgencia de la funcionalidad. Y las formas nos preocupan sólo en la medida de las funciones que nos aportan, no en su propia y misteriosa existencia. Sólo artistas plásticos, músicos y poetas se ocupan hoy de ellas.

Pero si imaginamos por un momento un mundo sin formas- materia extensa e indiferenciada-, comprenderemos hasta qué punto éstas son nuestro modo de relación con el mundo, son el mundo mismo y son nosotros mismos.

Pero este conocimiento es asunto secundario en nuestro tiempo; ¿qué gana nadie profundizando en los secretos de una rosa?.  Entretenimiento para artistas melancólicos, cargos políticos  para el tonto de la pandilla. 

Y seguimos viajando por el progreso sobre una gruesa alfombra de rosas quemadas.

 
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres