Blogia
El Puente. León Molina

Un Albacete grandismo

Un Albacete grandismo Nuestra ciudad le ha hincado el diente a la vieja circunvalación y está terminando de comérsela. En su lugar está dejando un inmenso bulevar bien urbanizado, alumbrado y ajardinado. Eso está bien. Con esta vía, según dicen integradora de los barrios, la ciudad se ha desmelenado y crece a velocidad de vértigo en todas direcciones. Por cualquier vía por la que salgamos de la ciudad nos encontramos nubes de grúas que fabrican grandes barrios de nueva planta de un plumazo. Oigo decir que eso está bien. Se realizan o anuncian gran número de obras de relieve. El palacio de congresos, la estación del AVE, el parque científico y tecnológico y un largo etcétera. Y eso todo el mundo dice que está bien. A la gente le gusta el crecimiento, eso que llaman desarrollo. Y al que más a nuestro alcalde. Pérez Castell tiene verdadera obsesión con que Albacete llegue a ser una gran ciudad. Y parece ser que la mayoría considera que está bien que su alcalde piense así y actúe en esa dirección. De modo que algo no debe funcionar bien en mi cerebro, porque frente a este futuro de crecimiento, me asaltan las dudas. ¿Para qué queremos un Albacete grande?. ¿Qué nos va a aportar ese crecimiento?. En Albacete hoy, y desde hace ya algún tiempo, los albaceteños pueden acceder a todo aquello que al parecer necesita el moderno urbanita de la sociedad de consumo. Ya nos hemos cargado todos los cines y tenemos las modernísimas multisalas de centros comerciales con unos sensorround que la flipas y rodeados de un hermoso paisaje de neón.  Nos hemos cargado las tiendas de barrio y disponemos de hipermercados por un tubo a los que podemos llegar en coche hasta la misma puerta. Nos hemos cargado las tiendas de discos, nos estamos cargando las librerías, ya vivimos en un puro atasco de coches, como en Madrid o Barcelona. Tenemos opera dos o tres veces al año como en Milán, un equipo de futbol en las grandes divisiones como Valencia o La Coruña, tenemos un cuerpo de policía municipal que multa con denuedo pero que no está cuando necesitas cualquier cosa en tu barrio, como en Sevilla o Málaga. A pesar de la presión del fast food, conservamos una tasa de bares por habitantes inalcanzable para cualquier urbe española. ¿Para qué queremos crecer más, si nuestro Albacete es la caña de España?. ¡Ah, sí!, el progreso. Ahí sí que me habéis dado y tengo que callarme. Yo soy un pobre hombre sin fe en la nueva religión. Más bien un apóstata que considera ese desarrollo un hijo bastardo del crecimiento humano. Y que se está ganado a pulso un tizonazo.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

8 comentarios

BUBA CELOMENO -

Acabo de darme cuenta de que mi expresion escrita se fue a la mierda en mi anterior mensaje debido posiblemente al cannabis, no obstante solamente queria decir que la gente deberia considerar si pasearse en un boulevard de gambas decapitadas y orines es un buen ejemplo para el visitante y, lo que es peor, para ellos mismos.
Necesita esta ciudad un absoluto plan renove mental.

BUBA CELOMENO -

King John, valiente analisis..
En mi condicion de mercenario mundial de la educacion y residente frugal en la ciudad que estuvo conmigo hasta los 22, no puedo estar tan deacuerdo con lo que dices.Mi pregunta es : por que albacete es un ente al que se le atribuyen accidentes y acciones? Albacete quiere crecer? Quien es Albacete? Ya queremos crear una identidad historica? Soy albaceteno y la ciudad la hace sus gentes.La ciudad es como la vida : la vida es lo que pasa cuando uno hace cosas.Lo demas es el mundo de las ideas, un escurridizo pozo de inaccion.Por mi parte, el dia en el que Albacete decida pintar sus fachadas exteriores de edificios y en la Feria la gente empieze a considerar la idea de que pasear en un boulevard florido en cabezas de gambas asadas y meados de adolescente del Pilar y borrachos varios, podre empezar a considerarla una ciudad en cambio.

KinJongII -

Cuando cuestionas el valor de una determinada dirección problematizas el valor de tal dirección.De hecho, lo calificas de delirio.
Y el delirio sólo se produce en cerebros infectados por priones de alta intensidad,es decir, estropeados (de la izquierda cantautora).
Insisto: ¿quién tiene el delirio de hacerla más grande que lo grande?¿quién quiere carneros y vacas locas?.

León -

Cuestionar el valor de la determinada dirección que toma lo nuevo no es ser un nostálgico. Se puede hacer desde la rebeldía. Y criticar lo nuevo, no tiene porqué querer decir que se valora mejor lo viejo.Que Albacete no es mal sitio hoy para vivir, pues seguramente. Que Albacete a lo mejor es mejor que Paraná, pues no lo sé, quizás sí. Que la ciudad se conserva mejor que nosotros con el paso del tiempo, pues eso es seguro.
Entonces, insisto, ¿porqué el delirio por hacerla grandísima y conseguirlo rápido además?.

KinJongII -

Hay ciertos análisis que se basan en la solución fulgurosa de la melancolía parreñeta.
Esta localización geográfica, no sólo corre el riesgo de convertirse en una ciudad,sino que en términos sociológicos puede sufrir una epidemia de reblandecimiento cerebral de su población humana, al verse impelida a moverse en este absceso topológico: Albacete,ciudad educadora.
Así, a la obsesíón urbana hay que añadir la manía pedagógica.
Estos dos tics mentales nos proporcionan un retrato robot del Albacete futuro:
La ciudad de Albacete será una excrecencia metropolitana, abreactiva y espongiforme, cuyos habitantes serán vacas locas y ovejas Dollys.
Y es que el cerebro esponjoso de la clase política no deja de sorprendernos con sus ideas virulentas.

Vicente -

Tras la lectura de tu columna me hallo en la tesitura del que no sabe-no contesta....intentaré explicarme y que se me entienda. Yo, como hijo adoptivo de esta ciudad, llegué hace 20 años a un lugar que más que la caña de España era la chirigota de España, ya que desde mi sillón de televidente, no hacía sino hacer caso del estereotipo del chiste fácil de paletos en los que se referían siempre a esta ciudad-provincia como el emblema de la boina y la garrota... con lo cual, cuando trasladaron a mi padre a esta tierra, creía que venía poco menos que a un "poblate" aburrido en donde las casas de una planta tenían el burro aparcado en la puerta como si de una aldea del siglo XXI se tratase.
Espero que nadie se moleste por mi sinceridad, pero puedo prometer que no exagero, ya que como podéis suponer, la ignorancia es mala consejera, y en este caso, yo no era más que uno de tantos miles de ignorantes que solo se acordaban de esta ciudad, cuando debían atravesar la Circunvalación plagada de atascos y semáforos de camino a las playas del Levante ( Y que conste que ese no era mi caso, ya que yo tenía la playa bien cerca de casa, ya que vivía en Las Palmas de Gran Canaria).
Desde que llegué la ciudad ha cambiado y creo que para bien, ya que siendo cierto que está creciendo mal, también no es menos cierto que ya era hora de que se empezase a urbanizar más allá de la frontera ideológica que suponía la circunvalación; aunque a esta situación se ha llegado tras agotar los solares disponibles en el centro urbano y construir edificios de 7 plantas donde antes había un caserón del siglo pasado. Ese es el gravísimo error que para mi se ha cometido con esta ciudad, ya que la han convertido en una ciudad de modernos edificios atrapados en una estructura callejera obsoleta. Ahora se trata de tapar el problema del aparcamiento con chapuzas que no servirán para descongestionar el caótico tráfico rodado ( zona azul-pakings hasta en la sopa)y no es problema de gestión de este ayuntamiento, sino un problema que viene de lejos y que se debe primordialmente a la falta de políticos con miras de futuro que hubiesen planificado una ciudad abierta, comoda, con nuevas avenidas....etc. ¿ Como es posible que en una tierra llana sin problemas de orografía se sigan construyendo barrios nuevos con accesos tercermundistas y de un carril en cada dirección cuando se podría aprovechar para construir amplias avenidas con boulevard en el centro `para el paseo de los ciudadanos?...pues simplemente porque nuestros políticos siguen teniendo la misma estrechez de miras que los anteriores....o sea su futuro no abarca más allá de los 4 años de su mandato.
Mas allá de este problema, creo que el hecho de que la ciudad haya crecido no es la culpable de que cierren las tiendas de discos ( Eso es culpa de las discográficas), librerías, comercios etc... ya que nuestra zona comercial del centro es...como el del resto de las ciudades de nuestro entorno tengan 5 millones o 200.000 habitantes; es decir en todas están las mismas franquicias impersonales y los mismos clientes aburridos de ser atendidos por profesionales y que encuentran en el " sirvase usted mismo que así yo pago menos y gano más" una forma de comprar para ellos superatractiva ya que nadie les pega " el coñazo" ( He trabajado en el comercio durante 19 años y afortunadamente salí de esa profesión cuando traspasaron la tienda donde trabajaba y abrieron un establecimiento de lo llamados " Chinos"). Es evidente que la globalización abarca todas las ramas que podamos imaginar, y de nada servirán medidas proteccionistas para salvar al comercio albaceteño o albacetense.....El pequeño comercio está herido de muerte y acabará de morir cuando nos volvamos supermodernosdelamuerte y abran el indicador por excelencia del progreso urbano...es decir, un Cortingles de 10 plantas.( En el cual yo jamás compraré...ta que fui uno de esos 11 trabajadores de Galerías Preciados a los que los sindicatos y nuestros propios compañeros dejaron más tirados que una colilla y en la puta calle a cambio de prebendas sindicales y de un puesto de trabajo en una Secta comercial que es la mayor explotadora de proovedores del país y culpable del cierre de muchas de esas empresas textiles a las que niegan el pan y la sal a cambio de producir con mano de obra esclava en Asia y Africa....más globalización.)pero esto es otro tema, y yendo a lo que nos concierne yo solo puedo decir que tras haber vivido en Madrid, Sevilla y Las Palmas para el día a día, no hay ciudad en la que cotideanidad transcurra de un modo más sosegado y cómodo que en Albacete....pero esta es una opinión de un cuarentón que cuando tenía veinte años se quejaba amargamente de que esta ciudad era más aburrida que un ascensor sin espejo.......supongo que las perspectivas cambian pero yo revindico que aun con su horrible crecimiento etc... "Para vivir, Albacete".

Diego -

Me dejaste pensando, Leon.

Y me pregunto si después de tantos años de criticar mi ciudad (Paraná, capital de la provincia de Entre Ríos) y quejarme por que estamos más retrazados que el intelecto de un homofóbico... me pregunto si no llegará el día que exija más plazas y menos locales (de lo que sea que haya en 30 años) Me pregunto si no nacemos todos fervientes devotos y morimos como iracundos disidentes de nuestra propia visión y juicio de la realidad... todo cambia, el universo se transforma, afortunadamente, como dijo Gaiman, "Las grandes obras simpre regresan a su estado original". Y si el día de mañana me muestran una versión de El Túnel con final felíz... me tendré que sentar a esperar 10 años para volver a estremecerme con las incomprensibles puñaladas de aquel pintor.

De todas formas, en la era del DVD portatil, yo reclamo que haya al menos UN cine en esta maldita ciudad en la que vivo!

Salu2.

Diego.

Puli -

Yo diría que estamos ante una versión más del venerable "menosprecio de corte y alabanza de aldea". El autor se resiste a comprender que, junto a esas cosas entrañables que la ciudad se ha ido dejando en el camino al multiplicar su envergadura, el crecimiento urbano también va dejando atrás un cierto pasado casposo que seguramente el autor no echará tanto de menos, del mismo modo que ese crecimiento, aun sin pretenderlo, ensancha y airea los cerrados horizontes de otro tiempo. Entiéndaseme: no es que no esté de acuerdo con el autor. Al contrario, me temo que lo estoy mucho más de lo que yo mismo quisiera. Pero sospecho que ambos respiramos por la inclemente herida de la edad, de manera que es muy probable que lo que de verdad esté empeorando no sea la ciudad, maldita sea, sino nosotros mismos.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres